_
_
_
_

ETA rectifica y apoya la consulta popular prevista en el 'plan Ibarretxe'

Anuncia que ha celebrado un "proceso asambleario" cuyas conclusiones dará a conocer en breve

ETA ha modificado de formas sustancial su valoración sobre el plan soberanista de Juan José Ibarretxe, que descalificó absolutamente en su comunicado del 4 de diciembre pasado, por estimar que el lehendakari y el PNV pretendían buscar "un nuevo Estatuto para la guerra". En el mensaje publicado ayer por el diario Gara, la organización terrorista indica que toda propuesta que se base "en consultar al pueblo" no puede "dejarse de lado sin más". El nuevo comunicado incluye el anuncio de que la organización ha concluido un "proceso asambleario", de cuyos resultados dará cuenta pública "en breve".

Más información
Investido profesor de la Universidad del País Vasco el preso etarra Garmendia
Ibarretxe pide a los electores vascos que no desperdicien "ni un solo voto"
Aznar insta al PNV a no pactar con ETA pese a su apoyo al 'plan Ibarretxe'
Aznar asegura que el plan de Ibarretxe es "la única alegría que les queda a los terroristas"

La declaración de ETA adquiere un significado especial por estos dos aspectos y por el momento en que se produce, en vísperas de las elecciones municipales y forales vascas. La organización terrorista, que perpetró su último atentado mortal -el asesinato de Joseba Pagazaurtundua- el 8 de febrero, se encuentra replegada y muy debilitada por los continuos golpes policiales a su estructura, mientras que la ofensiva política y judicial desarrollada por el Estado ha puesto fuera de juego a las plataformas electorales de la ilegalizada Batasuna.

A este hecho dedica la primera parte de su comunicado, considerando la anulación de las candidaturas "un eslabón más dentro de un ataque general e incesante" por parte de España. Sus críticas al PP y PSOE las extiende a los partidos nacionalistas (PNV y EA) y a IU, a los que acusa de mirar para otro lado y pensar sólo en "lograr beneficios" electorales a costa del desmantelamiento de la izquierda abertzale. Apela, no obstante, a desafiar la ilegalización votando a las candidaturas anuladas, porque "serán votos muy válidos" para "construir Euskal Herria".

Tras este repaso sucinto a los últimos acontecimientos, el comunicado sustituye su tono épico-lírico por otro más analítico y, tras el epígrafe de "Adierazpena" (Declaración), pasa a hablar, sin nombrarlo expresamente, del plan de libre adhesión propugnado por Ibarretxe y, de forma especial, de su propósito de llevar a cabo una consulta popular. El 4 de diciembre pasado, en su primer pronunciamiento sobre el plan Ibarretxe, ETA descalificó rotundamente el proyecto por entender que pretende sólo hacer "desaparecer" a la izquierda abertzale y por tener las mismas "carencias" que el Estatuto: referirse a sólo una parte de "Euskal Herria" y no estar basado en "la autodeterminación y la territorialidad".

Por el contrario, en el mensaje de ayer -también publicado por el diario Egunero, que sustituye provisionalmente al clausurado Egunkaria-, ETA adopta un tono mucho más conciliador al referirse a las "nuevas propuestas" para consultar a los ciudadanos vascos que se han hecho "en el último año". Y señala que toda propuesta que se base en la consulta popular "es motivo de alegría y no puede dejarse a un lado sin más". Esta rectificación implícita de sus anteriores invectivas contra el plan Ibarretxe, reiteradas el 20 de abril ("es un pacto de dependencia"), la salva con el argumento de que la necesidad de "consultar al pueblo" es "uno de los ejes principales de la lucha de ETA". Aunque acto seguido incluye al PNV junto a España y Francia entre quienes apuestan por "prolongar el conflicto", recupera el tono conciliador para abogar porque "los proyectos basados en la defensa y la construcción [de Euskal Herria] se organicen en base al mayor consenso posible".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Antes de concluir asegurando que "está tan dispuesta para la lucha como para la solución", ETA señala que "ha concluido un proceso asambleario", del que dará "noticia puntual" en breve plazo. Si bien la organización terrorista ha realizado varios debates internos desde la caída en 1992 de su cúpula dirigente en Bidart -entre ellos los que llevaron a la declaración de la tregua en septiembre de 1998 y a su ruptura en diciembre del año siguiente-, ésta es la primera vez que da cuenta públicamente de su celebración. Y también que remite a una posterior comunicación de las decisiones adoptadas en esa asamblea.

Golpe de efecto

Fuentes políticas vascas estiman que con este anuncio ETA busca dos objetivos. Por un lado, atraer la atención política y crear expectación para un "golpe de efecto" en fechas próximas al 25 de mayo, día de las votaciones. Por otro, aglutinar a la masa social de la izquierda abertzale para dar un sentido de "voto útil" a los sufragios nulos que propugnan las plataformas sustitutas de Batasuna ilegalizadas y, al mismo tiempo, evitar su fuga a las otros partidos nacionalistas que los cortejan. Sin embargo, las opiniones son divergentes a la hora de precisar en qué puede consistir "la sorpresa" de ETA, si una declaración de tregua o una "oferta" condicionada a los partidos y sindicatos nacionalistas.

Las reacciones de PNV y EA, por lo general muy sensibles a cualquier señal positiva que emita el mundo de ETA, fueron ayer extrañamente desdeñosas. Destacaron sobre todo el ánimo de la organización de interferir en la campaña y vinieron a lamentar sus efectos sobre el voto nacionalista, pero apenas destacaron el giro que el comunicado supone respecto a su anterior valoración del plan Ibarretxe

ni las expectativas que crea.

Juan José Ibarretxe, en el palacio de Ajuria Enea.
Juan José Ibarretxe, en el palacio de Ajuria Enea.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_