Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU abre los archivos de la 'caza de brujas'

La cámara hace públicos los interrogatorios de Joseph McCarthy

El Senado de Estados Unidos abrió ayer a la luz pública uno de los pasajes más oscuros de su historia. Las transcripciones de los interrogatorios a puerta cerrada efectuados por el senador Joseph McCarthy, que en 1953 y 1954 dirigió una caza de brujas contra supuestos comunistas en el gobierno y el mundo de la cultura, fueron entregadas a la prensa en la misma sala donde se vivió el marcartismo.

Dos senadores, la republicana Susan Collins y el demócrata Carl Levin, y un historiador, Donald Ritchie, se encargaron durante meses de recopilar las transcripciones con el objetivo de que, una vez publicadas, sirvieran, en palabras de Collins, como "advertencia a futuras generaciones" sobre los excesos del poder.

Los documentos revelados ayer demostraban que McCarthy utilizaba las sesiones a puerta cerrada como ensayo de los reuniones públicas del Subcomité Permanente de Investigaciones. Quienes plantaban cara al senador republicano de Wisconsin no eran generalmente convocados posteriormente a las sesiones abiertas a la prensa. "McCarthy sólo estaba interesado en las personas a las que podía vapulear públicamente", comentó Donald Ritchie. Entre los interrogados en secreto estaban el periodista de The New York Times James Scotty Reston, el compositor Aaron Copland, y Eslanda Goode Robeson, esposa del actor y cantante Paul Robeson, uno de los incluidos en las listas negras de presuntos comunistas de Hollywood.

Desde su posición, presidente del subcomité de investigaciones, McCarthy lanzó una amplia campaña contra miles de supuestos implicados en "actividades antiamericanas". Fue una cruzada que se cebó especialmente con actores, directores y guionistas de cine: McCarthy buscaba, sobre todo, satisfacer su ego, y acusar a figuras populares le proporcionaba notoriedad. "Utilizó su posición para amenazar, intimidar y destruir vidas", dijo ayer Norm Coleman, el senador que preside actualmente el subcomité de investigaciones.

La campaña de Joseph McCarthy acabó en cuanto el senador quiso buscar comunistas en el gobierno federal y el ejército. El presidente Dwight Eisenhower hizo que McCarthy se arruinara a sí mismo ordenando que las sesiones públicas del subcomité fueran retransmitidas por televisión. Todo el público pudo comprobar el estilo del personaje, y su habitual estado de ebriedad. El Senado censuró a McCarthy en 1954. Murió, alcoholizado y paranoico, tres años más tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de mayo de 2003