Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | La defensa europea

La UE quiere tener una estrategia de defensa autónoma de EE UU

Solana recibe el encargo de elaborar un informe sobre la nueva doctrina de seguridad

Ha llegado el momento de que la Unión Europea (UE) se dote de su propia doctrina de defensa. Así lo admiten ahora los socios comunitarios, los Quince más los diez de la ampliación, tras lo acontecido en Irak y el deterioro de las relaciones con Estados Unidos. El alto representante comunitario, Javier Solana, ha recibido el encargo de elaborar un informe al respecto antes de la cumbre de Salónica, a finales del mes próximo.

Se trata de crear una propia estrategia de seguridad europea a semejanza de la estadounidense, lo cual no significa diseñar una política de colisión con Washington, aseguró el ministro griego de Exteriores, Yorgos Papandreu. Existen mimbres para desarrollar esa doctrina propia, "pero eso exige hablar con una sola voz", reconoció Papandreu al término de la segunda jornada de la reunión informal de los ministros de Exteriores de la UE, que se celebró en la pequeña isla de Kastelorizo, a la que no asistió la española Ana Palacio.

"La UE es hoy más fuerte que hace dos días", dijo Solana, sin tener en cuenta la decisión estadounidense de dividir Irak en tres zonas de seguridad con la colaboración de al menos seis países europeos (Reino Unido, Polonia, España, Italia, Holanda y Dinamarca) y ninguneando a los demás, sobre todo a Francia y Alemania.

El titular de Exteriores francés, Dominique de Villepin, y su homólogo alemán, Joschka Fischer, evitaron criticar esta decisión diciendo que habían sido informados de los resultados de la reunión que se celebró el miércoles en Londres. "Los miembros de la coalición han tomado una decisión lógica", comentó De Villepin, quien, de nuevo, subrayó la necesidad de que el proceso de reconstrucción iraquí pase por un papel activo y determinante de la ONU.

La futura estrategia de seguridad europea debería abarcar las vertientes políticas y económicas. Cuestiones ligadas a la defensa, la ayuda exterior, las relaciones con Estados Unidos en términos de igualdad, las armas de destrucción masiva, el terrorismo, el control de los llamados países irresponsables -que coinciden con el eje del mal denunciado por George W. Bush: Corea del Norte, Irán y el Irak de Sadam Husein- y el fortalecimiento de los organismos multinacionales.

La nueva UE tendrá que definir conceptos como el recurso a la fuerza; cuándo y cómo es el gran dilema. "Existe un consenso para agotar todos los medios pacíficos, pero ciertamente no deberíamos excluir el recurrir a la fuerza si es necesario", explicó Papandreu.

¿Cómo reparar las relaciones transatlánticas dañadas seriamente tras la crisis iraquí? Ante todo actuando juntos y hablando con una misma voz, han reconocido los ministros de los Veinticinco.

Un adelanto de lo que puede ser el informe que los Gobiernos han encargado a Solana, resume cuatro líneas de acción a corto y medio plazo. Por encima de todo, la no proliferación de armas de destrucción masiva. Pero también, la aplicación del nuevo plan de paz palestino-israelí (la Hoja de Ruta), Irak y la complementariedad de la futura Fuerza de Reacción Rápida europea.

Kastelorizo, una pequeña isla del Egeo frente a la costa turca, ha significado la primera reunión ministerial de trabajo de los Veinticinco. Los ministros llegaron a la isla en un barco crucero desde Rodas. En el almuerzo se les unieron sus homólogos de Turquía, Rumania y Bulgaria, y por la tarde atracaron en el puerto turco de Kas, a escasos kilómetros de Kastelorizo, donde su colega Abdulá Gül les ofreció un café.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2003