Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

La televisión digital terrestre se frena por la falta de un marco legal

La indefinición del marco audiovisual y la falta de incentivos por parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología para la fabricación de descodificadores han frenado el desarrollo de la televisión digital terrestre (TDT). El parque de receptores adecuados para recibir estas señales alcanzó en 2002 las 10.000 unidades, según un estudio de la compañía Avantia, que copa el 60% del mercado. Las previsiones apuntan hacia los 20.000 aparatos a final de este año, aunque todo dependerá de la evolución del marco legislativo. "La pelota está en manos del Gobierno", aseguró ayer Javier Manzanares, director general de Avantia, que se mostró pesimista ante la posibilidad de que el Ministerio de Ciencia y Tecnología dé luz verde al anunciado anteproyecto de ley.

El departamento de Josep Piqué pretende rediseñar el mapa audiovisual para que a finales de esta década todas las televisiones emitan en tecnología digital. Eso obligará a incorporar a los televisores (un parque que asciende a 26 millones de receptores) un descodificador. El precio de los aparatos desarrollados por Avantia ronda actualmente los 220 euros, pero la fabricación a gran escala provocaría una rebaja para situar su coste en 100 euros. Hasta 2005 no se prevé el verdadero despegue del mercado, cuando estén implantadas alrededor de un millón de unidades.

España es uno de los tres países de la Unión Europea (junto a Reino Unido y Suecia) en apostar por la TDT. Todas las televisiones de ámbito nacional emiten ya en digital por imperativo legal, pero sin ningún tipo de retorno económico y con un ancho de banda que los operadores consideran insuficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de abril de 2003