Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | La opinión de los ciudadanos

El 91% de los españoles rechaza la intervención militar en Irak, según el CIS

El 60% de los ciudadanos valora "mal o muy mal" la actuación del Gobierno en la crisis

Nueve de cada diez españoles rechazan la intervención militar en Irak, y seis de cada diez defienden que España se mantenga neutral en el conflicto bélico. Ésta es la opinión de la ciudadanía recogida por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en el sondeo efectuado entre el 22 y el 28 de febrero, la semana en la que el debate estaba centrado en la presentación en Naciones Unidas de una segunda resolución como paso previo a una ofensiva bélica. Ya entonces, según el sondeo del CIS que se hizo público ayer, el conflicto de Irak había irrumpido como el tercer problema más grave para España.

El 83% de los encuestados manifiesta su preocupación ante la intervención militar

El último Barómetro del CIS dedica 13 preguntas al conflicto con Irak. Las respuestas son tan poco favorables al Gobierno que el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Jorge Fernández, las justificó ayer con este argumento: "El Gobierno y el PP no actúan en este conflicto pensando en las próximas elecciones sino en las próximas generaciones". Aún más, Fernández apostilló que la decisión del Ejecutivo a favor de la intervención en Irak se ha tomado "pensando que el mejor legado que se puede dar a las próximas generaciones de españoles y de ciudadanos del mundo es un mundo seguro, un mundo en paz, y en el que las reglas del juego internacional y la legalidad internacional se respete". Además, según la tesis oficial, "todos los países serios y leales asumen sus compromisos internacionales".

- Tercer problema. Esta argumentación oficial no oculta, en todo caso, que la encuesta no se realizó en el momento de mayor preocupación por el conflicto y, aún así, Irak ya irrumpió hace un mes como el tercer problema de preocupación para los ciudadanos, detrás del paro y del terrorismo. Dos meses antes, en el Barómetro de diciembre, fue la catástrofe del Prestige el problema que se colocó en tercer lugar, pero esa cuestión ha bajado a un décimo puesto en la preocupación ciudadana entre diciembre y febrero. La guerra de Irak es, además, el quinto problema en la percepción ciudadana de las cuestiones que más le afectan personalmente. Se sitúa aquí, por este orden, trás del paro, la inseguridad ciudadana, los problemas económicos y el terrorismo de ETA.

- No a la guerra. La irrupción del conflicto de Irak entre los problemas de los españoles coincide además con una percepción casi unánime de lo que debería haberse hecho: el 91% de los encuestados está poco o nada de acuerdo con la intervención militar en Irak, frente a sólo un 5,3% que la respaldaba. El resto son indecisos. Y ya hace un mes, cuando se realizó el sondeo, el 66,9% de los españoles reclamaba que España se mantuviera neutral, el 21,3% pedía el apoyo a los aliados por el que ha optado el Gobierno y un 1,2% defendía apoyar a Irak. A esto hay que sumar un 10% de indecisos.

Este rechazo ciudadano a la participación en la guerra ha llevado al Gobierno, según aseguró ayer el secretario de Estado, a enviar a la zona del conflicto "sólo un contingente de apoyo humanitario".

- Suspenso al Gobierno. Ya hace un mes, cuando España defendía -junto al Reino Unido y Estados Unidos- la aprobación de una segunda resolución en Naciones Unidas que hiciera, según la doctrina oficial, "creíble la amenaza del uso de la fuerza para forzar al régimen iraquí a desarmarse", la opinión ciudadana suspendía la política del Gobierno. El 59,8% de los encuestados valoraba "mal o muy mal" la actuación del Ejecutivo, frente al 10,9% que la estimaba "bien o muy bien".

Es cierto que la ciudadanía valoraba algo peor la actuación de Estados Unidos: un 62% la veía "mal o muy mal" y un 8% "bien o muy bien". Y que el aprobado a la oposición tampoco era entusiasta: Un 34,6% la valoraba "bien o muy bien" y un 19,6% "mal o muy mal", pues el 35% optaba por calificarla, simplemente, como "regular" y un 11% prefería no pronunciarse. Estos matices no restan peso al suspenso al Ejecutivo.

- Amenaza terrorista. Los dos argumentos en los que el Gobierno ha apoyado toda su argumentación en esta crisis -la vinculación de Irak con el terrorismo internacional y su posesión de armas de destrucción masiva- obtienen un respaldo bastante matizado de los españoles encuestados por el CIS.

La mayoría, el 53,8%, sí cree que Irak tiene relación con el terrorismo, aunque sólo el 15% está seguro y el restante 39% lo ve probable. No lo ve tan claro el 22%, que se reparte entre el 14% que cree que "probablemente no las tenga" y el 7,4% que defiende que "no las tiene con toda seguridad". Además, hay que sumar otro 24% que no se pronuncia.

La pregunta sobre la posesión de armas de destrucción masiva (ADM) por parte del régimen iraquí obtiene las siguientes respuestas: el 12% cree que "no las tiene", el 58,2% opina que sí, pero que "las tiene ocultas", y el restante 30% dice que no tiene ni idea.

- Cumplir con la ONU. Lo que sí obtiene un rotundo respaldo ciudadano es la afirmación de que las resoluciones aprobadas por la ONU obligan al régimen iraquí a desarmarse. El 79,2% está "muy o bastante de acuerdo" con esa tesis frente al 11,2% que está "poco o nada de acuerdo" con esa afirmación. Es relevante, pues en ella se apoya el Gobierno para justificar su respaldo a la guerra.

- Afectará a España. Lo peor es que el conflicto de Irak, según el 80% de los ciudadanos, afectará a España. El CIS no pregunta cómo, pero ayer el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes aseguró que, "de entrada, ha afectado a nuestros sentimientos y deseos de paz". Es una forma eufemística de referirse a la crispación desatada en España con este conflicto.

- Un peligro. Los ciudadanos admiten (un 60,4%, frente a un 26,8%) que Irak es un peligro, pero no el único peligro. Son un 64% quienes creen que hay "otros países" que también son un peligro para la seguridad del mundo, frente a un 15% que cree que no hay más peligro que ése y otro 21% que prefiere no pronunciarse. Lo que está claro, en todo caso, es que el conflicto preocupaba ya mucho hace un mes a los ciudadanos: el 83% estaba "muy o bastante preocupado", frente al 17% que lo estaba "poco o nada". Y que las noticias de los prolegómenos de la guerra se seguían con interés: con "mucho o bastante interés" lo hacía el 77,6%, frente al 22% que no se interesa en estos asuntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de marzo de 2003