Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camilo José Cela, Nobel de Literatura

El escritor español Camilo José Cela fue galardonado ayer con el Premio Nobel de Literatura, correspondiente a 1989, "por una prosa rica e intensa, que con refrenada compasión configura una visión provocadora del desamparado ser humano", según la sintética fundamentación de la Academia Sueca.

El nombre de Cela había estado entre los favoritos a la obtención del premio en los últimos años. Esta vez su nombre volvió a figurar entre la media docena de candidatos con las mayores posibilidades y cobró fuerza en la mañana de ayer cuando el diario de mayor circulación de Suecia, Dagens Nyheter, tituló su información sobre el Nobel de Literatura con la expresión: Cela, dato seguro a ganador, y debajo una foto del escritor. En la concisa fundamentación de la Academia se afirma que con la elección de Cela "se premia a la figura más destacada de la renovación literaria en España durante la posguerra". Ubica su trayectoria literaria en el contexto de las circunstancias históricas que le tocaron vivir y señala que sus primeras vivencias fueron en el marco de la guerra civil española, que dividió al país en dos campos con tal intensidad que los lazos más perdurables de amistad o parentesco se desdibujaban o rompían.

Camilo José Cela, afirma la Academia, resultó absorbido por la contienda y él mismo resultó gravemente herido en la guerra. Alude después a la inquietud del espíritu del escritor, en el que se combinan "un claro placer por la experimentación con una actitud provocadora". Al mismo tiempo, le sitúa en la tradición española del humor grotesco, que frecuentemente, señala la Academia, es la otra cara de la desesperación. La compasión ante el irremediable sufrimiento de la humanidad que subyace en las obras de Cela aparece, sin embargo, siempre controlada, según el juicio de los académicos suecos. La Academia expresa también que las características que impregnan la actitud creadora de Cela están ya nítidamente señaladas en el libro que le hizo famoso, La familia de Pascual Duarte, del que dice: "Es una novela cruda, tremenda en algunos pasajes, que, a pesar de censuras y prohibiciones, tuvo un impacto sin precedentes, hasta el punto de que, después de El Quijote, debe de ser la novela más leída de la literatura española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 2003