Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNIVERSIDAD

La UPV cuestiona la "equiparación" legal de universidad pública y privada

Deusto cree un "tímido paso adelante" el tratamiento dado en el borrador de la nueva ley

La distinción entre los centros universitarios en función de su titularidad -públicos, privados y de la Iglesia- y el trato que reciben por ello de las administraciones generan de manera cíclica debates, discusiones y alguna que otra polémica. Las universidades dependientes de la financiación pública ven siempre con recelo cualquier cambio legal que atañe a las privadas, y éstas siempre lamentan el escaso apoyo que, en su opinión, obtienen de las instituciones. La presentación del borrador del anteproyecto de ley del Sistema Universitario Vasco, el documento sobre el que se discutirá y del que surgirá la nueva norma, ha permitido comprobar que este reparto de papeles sigue inamovible.

Mientras el rector de la Universidad del País Vasco (UPV), Manuel Montero, afirma que el texto supone una visión "en régimen de equidad" de la universidad pública con las privadas, el rector de la de Deusto, José María Abrego, califica el reflejo de los centros no públicos como un "tímido paso adelante", pero "a años luz de lo que sucede en otros países de Europa". "Puede suponer un avance, pero seguimos hablando de titularidades", apostilla. Su homólogo en Mondragon Unibertsitatea, el ex consejero de Educación Inaxio Oliveri, no cree, en cualquier caso, que en el borrador "se ponga al mismo nivel a unos y a otros".

La exposición de motivos del texto elaborado por la coinsejería señala que la "ley parte del entendimiento global de las universidades como sistema universitario integrado por todas las que tienen su sede social en la comunidad autónoma". Este "entendimiento global" del sistema universitario vasco, concepto que ya figuraba en la anterior ley de Ordenación Universitaria de la comunidad autónoma, de 1998, se justifica con el argumento de que "todas ellas [la universidad pública vasca y las dos privadas] prestan un servicio a la sociedad vasca y a las personas propiciando el incremento de la formación, el conocimiento y el bienestar social y a todas ellas ha de reconocerse el papel social que desempeñan desde su diversidad".

"Alejamiento"

Ésta es una de las razones por las que Manuel Montero considera que el texto expresa un "alejamiento" de la universidad pública. A su juicio, la idea del sistema universitario vasco no describe la realidad. "No es éste desde luego el aspecto más afortunado del borrador. Estamos en un sistema asimétrico donde la equivalencia me parece injusta. Además se muestra laxo con las universidades privadas y riguroso, lo cual, por otra parte, me parece necesario, con la pública", asegura. Por ello, su dictamen es contundente: "Es imposible que la redacción actual pueda seguir así. Sería desastroso".

El rector de Deusto se muestra en absoluto desacuerdo con que exista tal equiparación en el borrador legal. Abrego pone como ejemplo el método de cuestionarios a expertos en la materia que utilizó el Departamento de Educación para consultar a la comunidad universitaria sobre la nueva ley. "En el cuestionario, en el que participaron cinco profesores de Deusto de 150, había preguntas bastante sinsorgas y que estaban basadas en problemas muy específicos de una universidad [por la pública]. Había erratas bastante gordas para una universidad privada. Por ejemplo, una de ellas era si cree que los profesores pueden tener contratos laborales. Ésa es de la pública, yo que sé. Ahora, Deusto se siente lo suficientemente consultada, cinco de ciento cincuenta. Si hubieran querido, podrían haber puesto veinte o cincuenta y tantos... De ahí a la equidistancia...", argumenta.

José María Abrego, al igual que Inaxio Oliveri, se refiere también al Consejo Vasco de Universidades, el órgano de coordinación previsto para el sistema y de consulta y asesoramiento del Gobierno autonómico, para negar la equivalencia de la que se queja Montero. En él están presentes, entre otros, los tres rectores y dos vocales nombrados por el rector de la UPV. "Llevo años proponiendo que se cambie, pero no me hacen caso. Si es una entidad entre instituciones, ¿a qué viene que el rector de una de ellas pueda enviar a dos más?", se queja el rector de la Universidad de Deusto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 2003