Bush, Blair y Aznar se reúnen en Azores para sacar adelante el ultimátum a Irak

La Casa Blanca afirma que la cumbre significa el "fin de la vía diplomática"

El presidente estadounidense, George W. Bush; el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente del Gobierno español, José María Aznar, tienen previsto reunirse mañana en las islas portuguesas de Azores, en mitad del Atlántico, para abordar la crisis iraquí. Los tres líderes, invitados por el primer ministro portugués, Jose Manuel Durão Barroso, se verán a medio camino entre EE UU y Europa para discutir la estrategia ante la práctica imposibilidad de conseguir el apoyo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Más información
Los tres, en las Azores

La Casa Blanca calificó la cumbre de "esfuerzo de último minuto" en el proceso diplomático para encontrar una salida pacífica a la crisis iraquí. La asesora de Seguridad de Bush, Condoleezza Rice, lo resumió así: "Ha llegado el momento de la verdad".

Los tres copatrocinadores de la segunda resolución de Naciones Unidas, que da un ultimátum al régimen de Irak para que ofrezca garantías de desarme superiores a las certificadas por los inspectores de la ONU, han comprobado que no tienen votos suficientes para respaldar la resolución, además de que ya cuentan con el veto de Francia y Rusia.

El presidente de Chile, Ricardo Lagos, uno de los países con voto en el Consejo de Seguridad, asumió ayer cinco de los seis puntos presentados por el Reino Unido para modificar la resolución y habló de un plazo de tres semanas, pero su plan fue rechazado directamente por EE UU e indirectamente por Francia.

Desde París, tras los ásperos intercambios de la víspera entre Francia y Reino Unido, el presidente Jacques Chirac propuso al primer ministro británico, Tony Blair, "trabajar juntos sobre el desarme de Irak en la lógica de la resolución 1.441" del Consejo de Seguridad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS