Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | Debate en la ONU

Irak rechaza las condiciones británicas para evitar la guerra

"Ni siquiera merece discutirse", declaró ayer el ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Nayi Sabri, sobre la propuesta británica para romper el bloqueo en el Consejo de Seguridad. Sabri calificó el plan de "intento de embellecer un proyecto de resolución agresivo que ya ha sido rechazado".

"Es un disfraz para una propuesta que ya ha sido rechazada", aseguró Sabri, "no deja de ser un plan agresivo de guerra por mucho que pula un proyecto de resolución al que se oponen la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad". El Reino Unido propuso el día anterior una lista de seis exigencias, con un calendario estricto, para certificar el desarme de Irak.

"Hay una mayoría del Consejo de Seguridad que rechaza la política de guerra adoptada por los malvados EE UU y Reino Unido, pero la mayoría se adhiere a la paz", añadió.

Sabri también criticó que Londres intentara "personalizar" el enfrentamiento con Irak pidiendo que sea el presidente Sadam Husein en persona quien tenga que cumplir las demandas. Uno de los seis requisitos era que el líder iraquí reconozca, en una comparecencia televisada en árabe, la posesión de armas de destrucción masiva y su renuncia a ellas.

"Contradice el mecanismo de trabajo de la ONU, que no negocia con individuos, sino con Estados", elaboró Sabri en una entrevista posterior con la cadena árabe Al Yazira. "No hay motivo para discutir [la propuesta]", subrayó, "ni siquiera entre los otros países del Consejo de Seguridad".

El propio ministro informó de la cancelación de la visita a Bagdad que hoy tenía previsto realizar una delegación de la Liga Árabe. "No la hemos rechazado nosotros", precisó Sabri.

La ONU retira su personal

Por otra parte, la ONU retiró ayer a todos sus observadores del lado iraquí de la zona desmilitarizada entre Irak y Kuwait. Un portavoz de la misión (UNIKOM) dijo que se trataba de "una medida de precaución". Las tropas que participen en un eventual ataque terrestre a Irak tendrán que cruzar esa franja de 15 kilómetros.

La portavoz del Programa para Irak, Véronique Tavau, negó sin embargo a este diario que el personal humanitario de la ONU haya recibido la orden de evacuación. "No nos vamos, no estamos evacuando y no paramos el programa", subrayó antes de admitir una importante reducción de empleados extranjeros. "Es cierto que se ha pedido a los que estaban de vacaciones o en cursos de formación que no vuelvan y se ha retirado al personal menos esencial. Se trata de una medida de precaución, pero no hemos renunciado a la paz", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de marzo de 2003