Dos empresas distintas explotarán la A-8 en Guipúzcoa y Vizcaya

El grupo liderado por Dragados se adjudica el tramo guipuzcoano

El tramo guipuzcoano de la autopista Bilbao-Behobia (A-8) será explotado a partir del próximo 6 de junio por un grupo empresarial liderado por Dragados. Con esta decisión, la Diputación de Guipúzcoa se decanta por un operador diferente al elegido hace un mes por Vizcaya, que optó por adjudicar su tramo de la A-8 a la empresa Europistas, la actual concesionaria de toda la autopista. Dragados y Europistas, contratadas para los próximos diez años, cobrarán tarifas distintas en cada territorio, que rondarán en ambos casos la mitad del precio vigente.

El consejo de administración de Bidegi, la Agencia Guipuzcoana de Infraestrcturas creada en julio del año pasado por la Diputación de esta provincia para gestionar su tramo de la autopista Bilbao-Behobia a partir del 6 de junio, fecha en la que el peaje pasa a manos públicas, ha adjudicado la explotación, mantenimiento y conservación de la A-8 a las empresas Dragados Obras y Proyectos, Dragados Concesiones, Asfaltos Naturales de Campezo y Serbitzu Elkartea por un periodo de diez años. El contrato puede ser prorrogado un máximo de otros cinco años.

El consorcio liderado por Dragados recibirá de Bidegi unos 185,5 millones de euros durante los diez años de contrato. Esta cantidad ofertada por la empresa contratista se irá liquidando mensualmente en función del tráfico real que registre la autopista. A cambio, entregará la recaudación íntegra del peaje en el tramo guipuzcoano y asumirá el compromiso de realizar inversiones por 58 millones de euros durante los tres primeros años de la concesión.

La oferta elegida por Bidegi, según explicó ayer su director general, Koldo Azkoitia, es "la más ventajosa" entre las presentadas por los tres grupos empresariales aspirantes a la adjudicación. También concurrían Avasa, concesionaria de la autopista Bilbao-Zaragoza, asociada a Construcciones Mariezcurrena, y Europistas, agrupada con las constructoras Moyua, Murias, Galdiano y Altuna y Uría, que ofertaron 182,2 millones y 193,3 millones, respectivamente.

Descoordinación

La elección de Dragados para el tramo guipuzcoano (71 kilómetros de longitud) supone dividir en dos la explotación de la autopista A-8, puesto que el nuevo peaje en el lado vizcaíno (36 kilómetros) será explotado por la empresa Europistas, que recibirá de la Diputación de Vizcaya 64,2 millones durante los próximos diez años.

Además, las dos empresas que operarán en el mismo tronco de la autopista cobrarán, casi con toda probabilidad, precios distintos por circular en uno u otro territorio. En Guipúzcoa, las Juntas Generales fijaron un "canon de uso" de siete céntimos de euros por kilómetro para vehículos ligeros, y el doble para pesados. En Vizcaya aún no está definida la tarifa, aunque la Diputación baraja la cifra de cinco o seis céntimos.

No obstante, los usuarios habituales del tramo guipuzcoano de la autopista se beneficiarán de descuentos de hasta el 75% si realizan más de 20 viajes (pasos por cabina) al mes. La bonificación será del 25% si efectúan entre seis y ocho viajes, y del 55% para los conductores que cubran entre nueve y veinte trayectos. Koldo Azkoitia asegura que estas deducciones harán "algo más barato" el uso de la autopista en Guipúzcoa.

Esta descoordinación entre las instituciones forales de Guipúzcoa y Vizcaya en la gestión de la A-8 no se dará en el caso de la autopista Eibar-Vitoria (A-1). Recientemente, las diputaciones de Álava y Guipúzcoa consensuaron un único precio para todo el trazado, en avanzada construcción en la parte guipuzcoana y sin empezar en la alavesa. El coste del peaje en la A-1 será de ocho céntimos de euros para los vehículos ligeros y el doble para los pesados.

La contratación de Dragados para la A-8 incluye la explotación de la A-1 entre Eibar y Bergara, actualmente en obras, durante un periodo de al menos un año y hasta que entre en servicio el tramo de carretera que llegará hasta Mondragón, cuya apertura está prevista para finales de 2004. A partir de esa fecha se volverá a adjudicar toda la autopista.

Por otro lado, Bidegi tiene previsto contratar en los próximos meses la explotación de las gasolineras de la Bilbao-Behobia. Este servicio estaba inicialmente incluido en el pliego de condiciones para adjudicar la concesión del peaje de la autopista, aunque finalmente la sociedad pública ha decidido abrir un nuevo concurso para contratar por separado la gestión de los áreas de servicio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción