La Junta informa desfavorablemente el plan del puerto de Málaga

El Plan Especial del Puerto de Málaga se encuentra con nuevos obstáculos. La Comisión Provincial de Urbanismo ha informado desfavorablemente el proyecto elaborado por la Autoridad portuaria y aprobado provisionalmente por el Ayuntamiento en un severo dictamen técnico en el que cuestiona algunas de las determinaciones y usos previstos, así como el procedimiento de tramitación que ha seguido el mismo. Aunque el dictamen de este organismo de la Junta no es vinculante, las deficiencias que pone al descubierto suponen un auténtico varapalo para el proyecto de recuperar para uso ciudadano de los muelles 1 y 2.

De momento, el plan está paralizado porque la Autoridad Portuaria así lo pidió el 23 de enero a fin de introducir en el proyecto las modificaciones derivadas del concurso de ideas convocado sobre los usos del muelle 2, pero el informe de la comisión, emitido cinco días más tarde, pone en cuestión otros extremos del plan que en principio no iban a verse afectados por estos cambios.

Así, la comisión provincial entiende que el plan debía haberse sometido a un proceso de información pública toda vez que introduce "modificaciones sustanciales" al aprobado en 1998, asunto por el que el Colegio de Arquitectos puso un recurso de alzada aún no resuelto por el Ayuntamiento.

También censura el informe otra cuestión de fondo como los usos comerciales previstos, que "no se adaptan a lo dispuesto en la Ley de Puertos", y que exigirían en todo caso una modificación de elementos del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Edificabilidad excesiva

La comisión entra también en uno de los asuntos que más polémica despertó en su día, el edificio de cines, y establece que las edificaciones previstas, de 12 metros de altura, conformarían una "pantalla arquitectónica" que atenta tanto contra la Ley del Suelo vigente en el momento de redactarse el plan, como contra la nueva ley autonómica de ordenación urbanística que entró en vigor en enero. Ésta determina que "es objeto de la actividad urbanística la protección y adecuada utilización del litoral".

Aún más, la Comisión Provincial de Urbanismo alega también que el plan "no concreta la edificabilidad otorgada cada uno de los edificios, ni aporta un cuadro comparativo de los distintos parámetros urbanísticos otorgados en relación al plan especial del puerto que se aprobó definitivamente en 1998". Constata también que los usos propuestos no se ajustan a las determinaciones del PGOU de la ciudad en cuanto a la relación entre las características del entorno urbano y la edificabilidad máxima tolerable.

Por último, señala que no se ha elaborado un estudio integrado del litoral municipal que determine la dinámica costera y la influencia en términos municipales limítrofes que el PGOU establece como preceptivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de febrero de 2003.