Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la joven que recibió un segundo trasplante, tras un error médico en el primero

Las autoridades del centro médico de la Universidad Duke, en Durham (Carolina del Norte), confirmaron ayer la muerte de Jesica Santillán, la mexicana de 17 años que recibió un segundo trasplante de corazón y pulmones tras un primero en el que, por un error médico, se le trasplantaron órganos incompatibles con su tipo de sangre.

El abogado de la familia, Kurt Dixon, aseguró que la familia de Jesica se encontraba "desolada", pero que agradecía la solidaridad de las dos familias donantes. Jesica, de 17 años, fue sometida ayer a electroencefalogramas que confirmaron que su cerebro no registraba ninguna actividad ni recibía sangre, pero su familia buscó una segunda opinión y se resistió durante horas a autorizar que se le retirasen los aparatos que la mantenían con vida.

La familia Santillán no ha decidido si entablará una demanda contra el hospital o los organismos involucrados en la coordinación de la entrega de órganos donados. Jesica sufrió daños cerebrales irreversibles en un segundo trasplante el jueves pasado que duró cuatro horas. Su estado iba empeorando desde una primera operación en la que los médicos le trasplantaron órganos incompatibles con su tipo de sangre, el pasado día 7.

Jesica y su familia emigraron ilegalmente de Tamazula, en el Estado mexicano de Jalisco, tras no encontrar atención médica adecuada a su caso.

Con ayuda de un benefactor, Mack Mahoney, y del ahora ex senador Jesse Helms, Jesica fue sometida a dos complicadas operaciones en casi dos semanas. La joven nació con una deformación del corazón que además impedía que los pulmones enviaran oxígeno a la sangre.

Debido al error cometido en la primera operación, el centro médico ha puesto en marcha diversas medidas para evitar que se repitan situaciones similares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 2003