Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos creen irresponsable apostar por producir en el exterior

CC OO y UGT quieren sentarse a hablar con la patronal Cierval

CC OO-PV y UGT-PV se reunieron ayer para reforzar la unidad de acción y corregir alguna descoordinación producida entre ambos, según explicaron sus secretarios generales, Joan Sifre y Rafael Recuenco. Ambos se mostraron críticos con el anuncio de algunos empresarios de trasladar la producción fuera. "Me parece una irresponsabilidad" y una "estrategia" condenada "al fracaso", dijo Sifre.

Las voces sobre la conveniencia de trasladar parte de la producción a países con menores costes laborales fueron ayer muy criticadas por los sindicatos. Sifre consideró "irresponsable" defender "que las oportunidades de negocio están fuera". Una estrategia que cree "abocada al fracaso" aunque de "dividendos a corto plazo". Para Sifre la competitividad debe venir vía calidad y valor añadido. Recuenco, por su parte, expresó su indignación con los empresarios que, por un lado, piden dinero a Bruselas para infraestructuras y, por otro, envían fuera el suyo. Los dos líderes se mostraron preocupados por una situación económica que no arroja "ningún dato objetivo" de mejora, dijo Recuenco, y que ha supuesto "una larga lista de empresas" (sobre todo del calzado y cerámicas) con expedientes de regulación y cierres, añadió Sifre.

Estos son algunos de los temas que quieren poner sobre la mesa en la reunión que pedirán a Cierval. La aplicación del acuerdo para la negociación colectiva de 2003 o la siniestralidad laboral serán otros puntos. Algunos empresarios, comentó Recuenco, "no entienden que la siniestralidad tiene nombres y apellidos". Un problema "sangrante", en palabras de Sifre, donde "hacen falta más esfuerzos" porque las muertes no bajan.

Los sindicatos, por otra parte, se mostraron satisfechos con la creación del Instituto de Salud Laboral, que ambos esperan que se apruebe en las Cortes en esta legislatura. Joan Sifre, por otro lado, insistió en la conveniencia de cambiar algunos aspectos del pacto de empleo (Pavace) y Recuenco denunció incumplimientos. Los dos sindicatos, en cualquier caso, no tienen previsto reunirse con el Gobierno ante la proximidad de las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003