Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exigencia y el control priman más que el ideario al elegir un centro religioso

El 90% de los padres que escogen colegios católicos para sus hijos dice que no lo hace prioritariamente por su ideario. Pesan más en su elección "los valores humanos, la calidad de la enseñanza, la seguridad y la disciplina", entre otras cosas. El dato lo ha presentado la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza (FERE), que ha elaborado un estudio a partir de 1.400 encuestas a padres de colegios religiosos, públicos y privados laicos. El 30% de los padres considera, además, que la presencia de inmigrantes en los colegios a los que van sus hijos baja el nivel escolar.

Los encargados de presentar el estudio, el secretario general de la FERE, Manuel de Castro, el director del informe y profesor de la Universidad Complutense, Luis Fernando Vílchez, y el ex consejero de Educación de Madrid, Gustavo Villapalos, afirmaron que "son los padres los que se muestran más reticentes a la integración", y explicaron que "es díficil hacerles comprender que el inmigrante que llega está antes que ellos, porque ése es el mensaje que perciben" cuando no tienen plaza porque un inmigrante la ocupa preferentemente por su situación económica. Los gitanos son el colectivo que sale peor parado en el rechazo que manifiestan los padres hacia los diferentes.

A pesar de esto afirmaron que hay más integración en los centros concertados que en los públicos en algunas ciudades, como Madrid, porque hay un cupo reservado para ellos por ley.Tres de cada cuatro padres que lleva a sus hijos a la escuela pública se manifiesta satisfecho con la educación que reciben, según el mismo estudio, pero el 13% de estos padres irían a la escuela religiosa si tuvieran plaza en ella, explicaron.

Otro de los datos que se extraen del estudio es que el 75% de los padres se muestra conforme con el reparto público privado que hay actualmente en el sistema educativo español. Manuel de Castro recordó que los titulares religiosos de centros no quieren más centros educativos, a lo que sí aspiran es a que se concierten los niveles que no lo estaban como es la etapa infantil, que ahora sí lo estará con la nueva Ley de Calidad de la Enseñanza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de febrero de 2003