Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal de Nueva York demanda a Glaxo y Pharmacia por enriquecer a médicos para que receten sus fármacos

El Estado de Nueva York presentó ayer una demanda contra dos grandes empresas farmacéuticas, GlaxoSmithKline y Pharmacia,por hacer descuentos a los médicos y farmacéuticos que recetaban sus medicamentos. Nueva York se une a otros seis Estados en la lucha contra este fraude, que ha costado cientos de millones de dólares a los ciudadanos y al Gobierno durante los últimos años.

El fraude consiste en vender a médicos y farmacias fármacos a un precio más bajo que el fijado con la Administración para su reembolso. De este modo, los médicos y las farmacias se quedan con la diferencia entre el dinero que paga por el fármaco la sanidad pública y el paciente, y el que ha costado con el descuento.

El fiscal general de Nueva York, Eliot Spitzer, aseguró que la intención de la demanda es acabar con este sistema, y no sólo perseguir a una farmacéutica. Algunos abogados que defienden los intereses de la industria han acusado a los fiscales generales de ir más allá de sus obligaciones. Consideran que los cambios que hayan de realizarse en el sistema de reembolso de medicamentos deben resolverse en el Congreso, que de momento no ha tomado medidas.

La presentación de la demanda en Nueva York se hizo pública un día después de que en Italia la policía tributaria revelase que miles de médicos están siendo investigados por aceptar regalos (desde ordenadores de 5.000 euros a viajes al Caribe) de GlaxoSmithKline. El objetivo de la compañía, según la policía italiana, era aumentar la prescripción de sus medicamentos.

El presidente de GlaxoSmithKline en España, Carlos Galdón, aseguró ayer que la empresa no da regalos a los médicos para que prescriban los medicamentos de la compañía. "En 2001 estuvo en España el presidente de la empresa, Jean Pierre Garnier, y reunió a los comerciales. Les dijo que no dieran ningún regalo y que si veían a alguien de la competencia que lo hacía, debían denunciarlo. No he recibido ninguna denuncia". Galdón defendió que los mil visitadores médicos que tiene la compañía en España cumplen las instrucciones recibidas, informa Rafael Méndez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 2003