Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El discurso de Izquierda Unida

Llamazares considera "inmoral" la guerra porque hay otros dictadores

IU advierte de que el Gobierno no podrá callar a la opinión pública

Una posible guerra contra Irak es "inmoral y cínica" desde muchos puntos de vista porque si se trata de combatir a los dictadores "en el mundo hay muchos más que Sadam Husein". Éste fue uno de los argumentos esgrimidos por el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, en su intervención parlamentaria en la que se dirigió al presidente José María Aznar como "secretario de Estado de Estados Unidos". El dirigente de IU acusó al Gobierno de "trasladar la lógica de la guerra a la democracia española" y advirtió al Ejecutivo de que "no podrán callar a la mayoría de los ciudadanos españoles que dicen no a la guerra".

"El presidente no actúa en defensa de la ONU, sino por sumisión a Estados Unidos"

No hay pruebas que puedan llevar a una guerra y, además, la respuesta a Sadam Husein tiene que ser "proporcional", dijo Llamazares . La situación actual, a su juicio, no permite afirmar que el mundo se encuentre en un supuesto de legítima defensa ni Irak supone "una amenaza para la paz internacional", señaló Llamazares, que al principio del debate, junto al resto de los diputados de IU, exhibió un cartel con el lema "Guerra no". El líder de IU trató de explicar el porqué de algunas de sus definiciones de esta eventual guerra que tildó de "injusta, inmoral e ilegítima". Llamazares basó su intervención en el "Derecho Internacional", que establece numerosas garantías antes de que se declare una guerra.

Pero todo está ya decidido, según la percepción de Llamazares, y el presidente del Gobierno de España no actúa "en defensa de Naciones Unidas" sino por "sumisión a Estados Unidos". "Estamos ante una nueva versión de la película Bienvenido Mr. Marshall, y la historia demuestra que los norteamericanos siempre han pasado de largo de España".

La guerra es cínica porque hay otros dictadores además de Sadam Husein "y no se les declara la guerra"; "es inmoral bombardear a civiles para defenderles de la opresión; es inmoral utilizar armas de destrucción masiva para acabar con armas de destrucción masiva". Llamazares, además, alertó sobre un agravamiento de la situación de Oriente Medio si se produce esta guerra y de "provocar terrorismo con la excusa de combatirlo".

Otras aseveraciones de Llamazares provocaron que el ministro de Defensa, Federico Trillo, hiciera ostensibles gestos de rechazo e incluso se llevara las manos a la cabeza. "Todas nuestras bases militares, aeropuertos y puertos están al servicio de la guerra en Irak. La base de Rota tiene ya unidades antiintoxicación, unidades de mortuorios, y en el aeropuerto de Barajas están aterrizando vuelos de compañías civiles con militares norteamericanos", relató Llamazares. El líder de IU continuó dirigiéndose al titular de Defensa para afearle su actitud, que extendió a la ministra de Exteriores, Ana Palacio: "Usted ha decidido que ojos que no ven, corazón que no siente y por eso no preguntan qué está haciendo el Gobierno norteamericano en las bases militares de España a pesar de que ustedes saben que ese Gobierno, junto con el británico, consideran legítima utilizar armas nucleares en esta decidida guerra".

Las acusaciones se trasladaron a los efectos que este ambiente de posible guerra tiene en el acontecer diario de España. "Ustedes han trasladado la lógica de la guerra a la democracia española; ustedes quieren reventar la manifestación contra la guerra que habrá el próximo día 15". Llamazares atribuyó al ministro de Administraciones Públicas, Javier Arenas, y al delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Javier Ansuátegui, las acciones para que la manifestación quede lo menos lucida posible. Llamazares aprovechó este rosario de acusaciones para incluir "el cacheo a ciudadanos que quieren asistir a un acto parlamentario", en referencia al exhaustivo cacheo policial del que fueron objeto los artistas que acudieron al pleno. El líder de IU acusó al presidente de actuar como mero subordinado de Estados Unidos y con la advertencia de que el Gobierno no podrá parar el no mayoritario a la guerra de la sociedad española.

Ya de entrada, el líder de IU se dirigió al presidente como "secretario de Estado de Estados Unidos" e hizo un recordatorio de las posiciones del jefe del Ejecutivo en las últimas semanas. Llamazares considera las convicciones de Aznar "muy volubles". "Usted no es leal a Naciones Unidas sino a Estados Unidos", dijo. Y señaló que el presidente del Gobierno, en un primer momento, no consideró necesario una nueva resolución de Naciones Unidas.

"Usted señaló que sin resolución era posible atacar Irak". Pero en la percepción de Izquierda Unida "bastó con que el señor Colin Powell dijera que era posible una nueva resolución de Naciones Unidas para que usted dijera que es conveniente que haya una nueva resolución". Una y otra vez Llamazares se extendió con el argumento de la supeditación del presidente de Estados Unidos. "Esa subordinación significa hoy la sumisión a la política de la extrema derecha petrolera de Estados Unidos y a la guerra preventiva". Este y otros portavoces quisieron enfatizar en sus intervenciones que el régimen iraquí les resulta deleznable. "Le puedo decir señor Aznar, que los grupos políticos de Irak con los que se relaciona IU están en estos momentos en el exilio y ninguno de ellos plantea una guerra como solución a la dictadura de Sadam".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de febrero de 2003