Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El refugio Don de María, al 200%

El Don de María es, junto con el metro de Atocha, el refugio de indigentes más saturado de la ciudad. Regentado por la asociación católica Casa de los Pobres en el parque del Emir Mohamed I (Centro), cada noche acoge entre 180 y 200 personas, según datos municipales, pese a que estaba previsto para acoger a 80 o 100. Los propios albergados explican que el hacinamiento es tal que hay gente en los rincones, pasillos y escaleras.

Los responsables de este recinto, que abre en los meses fríos a través de un convenio con el Ayuntamiento, saben que, si sólo llenasen las 80 plazas previstas, el resto de la gente se quedaría en la calle. Y se niegan a ello. Además de estar abarrotado, el refugio ofrece muy pocas comodidades. No tiene camas, sólo una tarima donde los indigentes se tumban en esterillas y mantas. Tampoco da comida caliente ni dispone de trabajadores sociales, sólo de voluntarios.

Los responsables municipales del programa de personas sin hogar coinciden en que hacen falta más albergues. Pero para este frío invierno no hay prevista ninguna ampliación. La Concejalía de Servicios Sociales explica que, a propuesta de IU, están estudiando utilizar como albergue el antiguo edificio de Tabacalera de la calle de Embajadores (Centro). "Hay algún contacto, pero nada firme por ahora", aseguran.

Pero no sólo el refugio del metro y el Don de María están abarrotados. La misma situación se vive en el resto de centros para personas sin hogar. Así, en la noche del jueves, el nivel de ocupación era del 99% en el albergue de Mayorales, con 87 camas, 12 de ellas de emergencia; del 100% en el centro de acogida de San Isidro (269 plazas); del 100% en San Martín de Porres (50 camas), y del 95% en San Juan de Dios (217 camas). También están llenos los dos albergues para inmigrantes, ambos regentados por Cruz Roja en San Blas (120 camas) y Casa de Campo (60) y las 31 plazas concertadas en pensiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 2003