Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE e IU rechazan una reunión con el embajador de EE UU

La embajada quiere tratar con los diputados la crisis de Irak

El PSOE e Izquierda Unida no acudirán a la invitación del embajador de Estados Unidos en España, George Argyros, cursada para el próximo jueves con objeto de mantener en su residencia un almuerzo con la Comisión de Exteriores del Congreso. El embajador quiere tratar el previsible ataque a Irak. Los representantes de la izquierda, por separado, motivan su negativa por la forma de la reunión, porque supondría trasladar el debate desde las Cortes a la Embajada de Estados Unidos.

En las próximas horas, los grupos parlamentarios decidirán su respuesta a la invitación que ha cursado el embajador de Estados Unidos en España, George Argyros, para almorzar en su residencia el próximo jueves, 6 de febrero. La víspera de la fecha escogida por el embajador para el almuerzo es la prevista para la comparecencia en el Congreso de los Diputados del presidente del Gobierno, José María Aznar, para informar sobre la crisis de Irak y su posición en la crisis.

Además, el Gobierno de EE UU ha anunciado que el día 5 de febrero presentará a la comunidad internacional las pruebas que dice tener de que Sadam Husein posee armas de destrucción masiva.

Pero el PSOE e IU ya han decidido no acudir. La invitación se ha dirigido al presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, Jesús Posada -diputado del PP y ex ministro-, al resto de los miembros de la mesa de la comisión y a los portavoces de los grupos parlamentarios.

El asunto se lleva con enorme sigilo, pero ha trascendido la posición del PSOE y de IU. Los interlocutores consultados aseguran que no ha habido ningún contacto entre portavoces. Pero lo cierto es que tanto el PSOE como Izquierda Unida han reaccionado de inmediato en contra de la invitación. Por el PSOE, Manuel Marín, responsable de Política Internacional del partido, ha comunicado al presidente de la comisión la imposibilidad de acudir a una cita en la que los grupos políticos españoles tendrían que debatir ante el embajador de Estados Unidos sus respectivas posiciones.

En el PSOE se quiere mantener la prudencia, pero dejando claro que la forma escogida para la reunión la hace imposible. Las reuniones bilaterales de embajadores con los grupos políticos son habituales. Los interlocutores socialistas señalan que en ningún caso se trata de una posición antiestadounidense, sino de respeto al sistema político español.

Tampoco en IU se quiere hacer leña con el asunto, aunque sí dejar sentado que "la información debe venir del Gobierno de España y no de la Embajada de Estados Unidos", señaló ayer el portavoz de IU en el Congreso, Felipe Alcaraz.

Humillación

"No podemos debatir ante el embajador estadounidense, porque el lugar para hacerlo es el Parlamento, la sede de nuestra soberanía popular; es muy fácil comprender que ir a la embajada para este asunto, todos juntos, la Comisión de Exteriores del Congreso, significaría trasladar la soberanía española a la Embajada de Estados Unidos. Sería humillante, muy poco digno. Por tanto, no vamos a ir", dijo Alcaraz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003