Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Quirón cambia de emplazamiento por segunda vez y se construirá en la plaza Alfons Comín

Vecinos de Gràcia se oponen a las permutas acordadas, que consideran lesivas para la ciudad

¿Irá a la tercera la vencida? La nueva clínica Quirón lleva ya proyectados tres emplazamientos que han sido objeto de otros tantos planes urbanísticos. De las inmediaciones del parque de la Oreneta pasó a la falda del Tibidabo -Torre Vilana-, y ahora, a la plaza de Alfons Comín. En ese punto -limítrofe entre Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi- la sitúa el plan presentado en diciembre pasado, que ayer se discutió en el consejo de distrito de Gràcia. Asociaciones de ese distrito pidieron en el trámite de alegaciones la retirada del proyecto por confuso y porque, en su opinión, favorece a Sarrià-Sant Gervasi.

La primera ubicación del futuro centro era un solar situado junto a Can Caralleu, el Camí de Lorda y el parque de la Oreneta, donde el grupo Quirón había comprado 20.000 metros cuadrados de terreno. Esa opción acabó desechándose porque el proyecto ideado por el centro sanitario necesitaba una superficie mayor. Tras complejas negociaciones entre el consistorio -decidido a evitar que la nueva clínica se construyera fuera de Barcelona-, el grupo empresarial de la Quirón y la constructora Núñez y Navarro, propietaria de unos terrenos en la falda del Tibidabo, se decidió que la futura clínica se alzara en Torre Vilana.

A cambio de la edificabilidad que tenía Núñez y Navarro en Torre Vilana, el consistorio le cedía unos terrenos en la plaza de Alfons Comín, al norte de la Ronda de Dalt. La contrapartida para la ciudad de este pacto a tres bandas era que pasaba a ser titular de los terrenos adyacentes al parque de la Oreneta comprados inicialmente por el grupo Quirón. Pero después del verano ese acuerdo se malogró. La constructora Núñez y Navarro lo rompió porque no estaba de acuerdo con la permuta de terrenos que le proponía el Ayuntamiento. Fuentes conocedoras de las negociaciones señalaron ayer que la constructora consideraba que el metro cuadrado de Torre Vilana valía más que el de Alfons Comín.

Entonces el consistorio y la clínica Quirón llegaron a otro acuerdo que se ha acabado plasmando en una propuesta de modificación del Plan General Metropolitano en tres ámbitos discontinuos: el solar que ocupa actualmente la Quirón en la avenida de la Mare de Déu de Montserrat y una superficie al sur de la plaza de Alfons Comín, en el límite de Gràcia y Sarrià. La otra pieza que se añade a la operación son las cinco hectáreas en las inmediaciones del parque de la Oreneta.

Permuta de edificabilidad

La operación supone, en la práctica, una permuta de edificabilidad entre superficies del distrito de Gràcia calificadas de vivienda y equipamientos. La clínica Quirón se levantará a un lado de la plaza de Alfons Comín, por debajo de la ronda, en terrenos con calificación actual de vivienda libre. El nuevo centro -de planta baja y seis pisos- tendrá una superficie de 21.000 metros cuadrados. Al otro lado de la plaza, en un solar de unos 5.000 metros cuadrados -ya en territorio de Sarrià-Sant Gervasi- se concentrará la edificabilidad de viviendas de protección previstas en el planeamiento urbanístico, entre 45 y 50, y una guardería municipal.

El uso residencial de la plaza de Alfons Comín se trasladará al solar que actualmente ocupa la clínica en la avenida de la Mare de Déu de Montserrat. Según el plan sometido a exposición pública, serán 12.000 metros cuadrados y se reservará para equipamiento municipal una pequeña parcela de algo menos de 500 metros cuadrados.

La otra pieza del acuerdo entre el consistorio y el grupo Quirón es el solar situado junto al parque de la Oreneta. Esa superficie, de unas cinco hectáreas, pasará a ser de titularidad municipal. Se trata de terrenos destinados a equipamientos y de zona forestal con los que el consistorio quiere duplicar la superficie del parque y vincularlo al de Collserola, según fuentes municipales.

El conjunto del plan fue discutido ayer en el consejo de distrito de Gràcia y el debate se planteaba vivo dada la oposición de las asociaciones de vecinos de la Vila de Gràcia, el Putxet y Gràcia Nord-Vallcarca.

En el trámite de alegaciones los vecinos pidieron la retirada del plan por considerarlo confuso, pero sobre todo porque, en su opinión, el distrito de Gràcia resulta desfavorecido ya que la mayor contrapartida para la ciudad, fundamentalmente la zona forestal en la falda de Collserola, se gana en el distrito de Sarriá. También entienden que el conjunto de la operación es más beneficioso para la clínica Quirón que para la ciudad.

El primer teniente de alcalde, Xavier Casas, defendió la corrección de la operación. Subrayó que el distrito dispondrá de un equipamiento más en el emplazamiento de la clínica y que tanto la guardería como los pisos de protección oficial de Alfons Comín se adscribirán al distrito de Gràcia pese a estar en el de Sarrià. En cuanto a si el conjunto de la operación beneficia más a la Quirón que a la ciudad, Casas aseguró que no es así. En todo caso, anunció que para disipar las dudas se pedirá un dictamen a un tasador del Banco de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003