Cataluña cambia el destino del impuesto a los hipermercados

La Generalitat de Cataluña ha cambiado el destino de la recaudación (14,4 millones de euros anuales de previsión) del nuevo impuesto sobre las grandes superficies que ha puesto en marcha desde el año 2000. Hasta ahora, el Gobierno catalán pensaba destinar esos fondos para ayudas al pequeño comercio (los botiguers, que suponen una gran baza electoral de CiU, el partido que gobierna) para que pudieran reestructurarse y competir en mejores condiciones con los hipermercados y los supermercados. Ahora ha cambiado de opinión y los destinará para infraestructuras de la comunidad.

La Ley 31/2002 de la Comunidad Autónoma de Cataluña, que se publicó el pasado 17 de enero, así lo establece. El impuesto a los hipermercados, que entró en vigor el 1 de enero de 2000 y cuyas primeras liquidaciones acaba de comunicar la Generalitat, fue recurrido por el Gobierno central al Tribunal Constitucional y está pendiente de fallo. Asimismo, la patronal de hipermercados, Anged, denunció este impuesto ante el Servicio de Defensa de la Competencia de la Unión Europea por entender que infringe la legislación comunitaria. El Gobierno español, además de recurrir el impuesto al Constitucional, pidió un informe en 2001 al Tribunal de Defensa de la Competencia. Este órgano se mostró contrario al impuesto en un informe no vinculante del pasado año. El comisario europeo de la Competencia, Mario Monti, también se mostró contrario a este impuesto de la Generalitat. Según fuentes directivas de Anged, la Generalitat catalana, en vista de los reveses que está teniendo, ha decidido cambiar el destino de estos fondos, que se querían destinar al pequeño comercio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 22 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50