Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Omri Sharon, acusado de compra de votos

La policía israelí ha citado a declarar en calidad de imputado a Omri Sharon, de 38 años e hijo mayor del primer ministro Ariel Sharon, al que acusa de un presunto delito de fraude electoral al comprar votos en las elecciones primarias que el partido nacionalista Likud celebró el pasado 9 de diciembre y que sirvieron para confeccionar las listas para las legislativas del próximo enero. El escándalo amenaza con tambalear la carrera victoriosa del Likud en los próximos comicios y manchar irremediablemente el historial del jefe del Gobierno.

Según los primeros datos de la investigación policial, Omri Sharon, un emprendedor hombre de negocios con veleidades políticas, habría participado directa o indirectamente en la compra de votos de algunos de los 2.900 miembros del Comité Central del Likud, para favorecer así la designación de "hombres de su confianza" en detrimento de otros militantes históricos, definitivamente apeados de las listas electorales. La operación tendría como último objetivo favorecer los intereses financieros y económicos del hijo de Sharon.

En este contexto, la policía está investigando con escrupulosidad las relaciones de Omri Sharon con un turbio empresario, Shlomi Oz, sobre el que han recaído acusaciones de fraude, soborno y chantaje, por las que a finales de los ochenta fue condenado a 32 años de prisión. Las relaciones de Omri Sharon y Shlomi Oz van mas allá de lo profesional, según el propio hijo del primer ministro, que reconoció recientemente que Oz es su amigo.

Si prosperaran las sospechas de la policía, éste podría ser el fin de la vida política y financiera de Omri Sharon, que ha crecido imparable durante los dos últimos años a la sombra de su padre. Sharon ha venido utilizando a Omri como mediador y mensajero en un buen número de gestiones de toda índole, especialmente las relacionadas con el presidente palestino, Yasir Arafat. Omri Sharon tiene además estrechas relaciones comerciales con algunos de los sectores más corruptos del régimen palestino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de diciembre de 2002