Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

21 millones de usuarios podrán elegir eléctrica desde el miércoles

La luz subirá un 1,5% para los hogares y un 2% para la industria

A partir del día 1, miércoles, 21 millones de consumidores de electricidad podrán cambiar, si así lo desean, de compañía suministradora. Otro tanto sucederá con cuatro millones de usuarios de gas natural. El Gobierno aprobará hoy los reales decretos que abrirán a la competencia los mercados eléctrico y gasista y dará también luz verde a una subida media de las tarifas eléctricas en 2003 del 1,69% (1,5% para los hogares y 2% para la industria).

Sobre el papel, la plena liberalización de los mercados eléctrico y gasista ha culminado. Todos los consumidores, al margen de su nivel de consumo (hasta ahora sólo las grandes y medianas empresas podían cambiar de compañía) tendrán la oportunidad de decidir si cambian de compañía suministradora o se mantienen como hasta ahora, sujetos a la tarifa que aprueba anualmente el Gobierno.

Claro que para cambiar de suministrador eléctrico (un trámite que llevará unos 15 días desde que se comunique la decisión), habrá que pensarlo despacio. Primero, porque para aprovechar las ofertas del mercado, convendrá tener un nuevo contador que discrimine el consumo de luz por horas. Y cambiar de contador, según admitió ayer en conferencia de prensa el secretario de Estado de Energía, José Folgado, puede ser más caro que el ahorro inmediato en la factura.

Cambio paulatino

Por ello, el Gobierno no cree que se produzca un fenómeno masivo de cambio por parte de los usuarios domésticos. La experiencia más cercana, la del Reino Unido, señala que el primer año sólo cambiaron de suministrador un 5% de los hogares. Según Folgado, la libertad de elegir suministrador será más aprovechada por la pequeña y mediana industria.

Para atender cualquier posible consulta de los usuarios, el Ministerio de Economía ha puesto a disposición de todos los interesados en cambiar de compañía el teléfono 91 102 003.

El Gobierno aprobará también hoy las tarifas eléctricas para 2003, que subirán una media del 1,69% (1,5% para los hogares y un 2% para las empresas). Será la primera de una larga serie de subidas, aprobadas en la metodología de tarifas, y que se prolongarán hasta 2010. Durante ese periodo (y a pesar de que el Gobierno se comprometió en 2000 a bajar los precios hasta un 9% en tres años), el recibo de la luz subirá una media del 1,4% anual con un tope del 2%. Esas subidas durante ocho años permitirán a las empresas recuperar todos los Costes de Transición a la Competencia (10.000 millones de euros) y el déficit acumulado los años 2000 y 2002 porque las tarifas no cubrieron todos los costes (otros 1.558 millones de euros).

Además de subir los precios, el recibo de la luz mantendrá el porcentaje (3,54%) que ahora se paga para cubrir la moratoria nuclear. La moratoria debería desaparecer en 2007, pero el Gobierno ha decidido extenderla, si no formalmente sí de hecho, al menos hasta 2010. Así, según ha explicado reiterademente Folgado, las tarifas no sufrirán subidas ni bajadas bruscas y mantendrán una velocidad de crucero, por supuesto al alza, del 1,4% de media anual.

En el apartado de energías renovables, el Gobierno aprobará hoy subidas de precios para la producción eléctrica con biomasa (11,1% de subida) y para la energía de centrales minihidráulicas (sube el 1,65%). La utilización de purines para producir energía tendrá una subida de precio del 6,4%. Por el contrario, el precio de la energía generada con aerogeneradores (la que más se ha desarrollado hasta llevar a España al segundo puesto en Europa tras Alemania) bajará un 1,02%.

Energía renovable

Como novedad para el próximo año, Folgado anunció que, en el próximo trimestre, el Gobierno elaborará un Real Decreto para regular el cálculo de las tarifas eléctricas de régimen especial, entre las que se incluyen las de la energía renovable. La intención es que, al igual que ya sucede con las tarifas tradicionales, los productores cuenten con una evolución de precios previsibles a medio y largo plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002