Rechazadas las enmiendas a los Presupuestos del área de Educación

Ni por casualidad; no prosperó ni una. El Grupo Popular rechazó ayer, en el debate en el pleno de las Cortes Valencianas del proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2003, todas las enmiendas de la oposición a las cuentas del área de Cultura y Educación. Las casi 800 enmiendas que llegaron vivas al pleno engrosaron así las papeleras de la Cámara, después de un debate tedioso y repetitivo que sólo se vio animado por los datos que el socialista Baltasar Vives ofreció acerca de la política educativa del PP y, a última hora, por la encendida defensa de la secesionista Academia Valenciana de Cultura y del "idioma valenciano" que, visiblemente alterado, protagonizó el ex regionalista Rafael Ferraro, ahora en los bancos populares.

Baltasar Vives echó mano de los papeles para demostrar que el PP "no ha hecho nada" en materia de construcción de infraestructuras educativas. Vives comparó los datos referidos a la época de gobierno socialista en la Generalitat con los de la gestión de los populares. Y reveló que mientras el PSPV incrementó la red educativa en 104 institutos, con el PP "sólo se han hecho 68" centros de secundaria. En concreto, citó el caso de la ciudad de Valencia, donde, según apuntó, mientras los socialistas construyeron 15 centros, los populares sólo han hecho cuatro.

Posteriormente el diputado socialista ofreció más datos. Por ejemplo, los referidos a los gastos de funcionamiento de centros educativos, que se han reducido un 11,52% desde 1995. Ese dato, unido al de la pérdida de poder adquisitivo, que desde ese año se cifra en un 26,5%, supone, según Vives, que de cada 100 pesetas que se destinaban al funcionamiento de los centros en 1995 ahora se gastan poco más de 62. También denunció Vives el sustancial incremento del coste de construcción de colegios desde que se hizo cargo de ello la empresa Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat, SA (CIEGSA).

Prensa-escuela

La polémica por las informaciones aparecidas estos últimos días acerca de la supuesta intervención del ex presidente de la Generalitat y actual ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, en el intento de creación, con el apoyo del grupo Bouygues-Aguas de Valencia, de un grupo mediático afín al anterior titular del Gobierno autonómico y al propio PP, también salió a relucir en el debate de ayer. Fue al discutir las enmiendas de la oposición sobre los convenios prensa-escuela que reclamaban "apoyo, mediante ayudas, sin ninguna discriminación, a todos los periódicos que se publiquen en la Comunidad Valenciana con sección específica de Educación". Vives aseguró que, con la aceptación de esta propuesta no se producirían "problemas mediáticos" como el citado, mientras que el diputado de EU Ramon Cardona pidió acabar con la "discriminación hacia algunos diarios" en un momento en que "Bush quiere que los periódicos hablen bien de él" y en la Comunidad Valenciana "lo de buscar y pagar a medios de comunicación afines a Zaplana es una cuestión muy extendida".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS