Cascos admite que hay vertidos incontrolados en las costas catalanas

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, admitió ayer que cada año se registran entre 10 y 12 vertidos no controlados en las zonas de servicio portuario de Cataluña. Álvarez-Cascos añadió que las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona "cuentan con medios de lucha contra la contaminación adecuados a este fin". El ministro respondió así a la senadora de Entesa Catalana de Progrés Marta Cid, quien preguntó en el pleno del Senado qué medidas va a adoptar el Gobierno para erradicar los vertidos incontrolados de petróleo frente a la costa catalana, y subrayó que el accidente del Prestige ha puesto de relieve "un problema de seguridad marítima en el conjunto del país".

Cid indicó que el Mediterráneo tiene un elevado tránsito de buques de transporte de materias peligrosas y contaminantes y aseguró que la costa catalana y balear es " utilizada por buques para realizar vertidos clandestinos como resultado de la limpieza de sus tanques", que cifró en 2.000 toneladas anuales.

Álvarez-Cascos precisó que las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona cuentan con un plan de emergencia interior que se activa en caso de vertidos, y han sido estudiadas actuaciones específicas conjuntamente con las capitanías marítimas y el centro regional de salvamento marítimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50