Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo decreto para prevenir la legionela prohíbe usar agua ajena a la red pública

El nuevo decreto para la prevención de la legionelosis, que ayer entró en vigor, pone especial atención en el abastecimiento de agua de las instalaciones de riesgo: aspersores, torres de refrigeración, condensadores, evaporativos y humectadores. A diferencia de la primera norma, el decreto 173/2000 de 5 de diciembre, el recientemente aprobado por el Consell especifica el uso exclusivo del agua directa de la red pública en el caso de aspersores y humectadores, así como en las torres de refrigeración.

La anterior norma establecía que en caso de utilizar agua de procedencia distinta a la red pública, debería garantizarse la ausencia de bacterias del tipo de la legionela mediante su desinfección previa, certificada mensualmente por un laboratorio independiente e inscrito en el Registro de Laboratorios de Salud Pública de la Comunidad Valenciana.

El decreto 201/2002 de 10 de diciembre se puso en marcha tras la repetición de casos y brotes en el Área de Salud de Alcoi, que ha registrado al menos 11 brotes distintos desde 1999 con más de 200 afectados y 7 víctimas mortales. Desde la aprobación del primer decreto no se ha aplicado sanción alguna a pesar de que se han detectado incumplimientos por parte de algunas empresas. El Consistorio, que anunció mayor rigor en la aplicación de las sanciones, sigue sin resolver tres expedientes sancionadores iniciados este verano, dos de ellos por faltas leves y uno grave, contra tres empresas que incumplían el protocolo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002