Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'lehendakari' presenta un Observatorio de Derechos que la oposición ya rechaza

Ibarretxe minimiza que la renuncia de Mayor Zaragoza afecte al Observatorio

El Gobierno aprobó ayer finalmente el proyecto de ley que debe crear el Observatorio de Derechos Humanos, cuyo diseño encargó el lehendakari, Juan José Ibarretxe, al ex director de la Unesco Federico Mayor Zaragoza. La desvinculación de éste del futuro del proyecto que él mismo ideó fue minimizada ayer por Ibarretxe, quien lo presentó en solitario al término del Consejo de Gobierno tras haber estado prevista hasta en tres ocasiones la presencia en Ajuria Enea de Mayor Zaragoza, definitivamente descartada al final. El Parlamento debatirá el proyecto, pero la oposición ya mostró ayer su rechazo al nuevo organismo. El PP lo calificó de "chiringuito" y el PSE, de "innecesario".

Durante su comparecencia extraordinaria para presentar el proyecto, Ibarretxe mostró un gran interés en resaltar que su Gobierno lo ha aprobado sin tocar una coma a la propuesta de Mayor Zaragoza. Hasta en seis ocasiones en su conferencia de prensa repitió esa idea, del mismo modo que esquivó pronunciarse sobre la desvinculación del autor del proyecto de su devenir futuro. Así, Ibarretxe eludió contestar directamente a la pregunta de si el Gobierno vasco ofreció la dirección del Observatorio de Derechos a Mayor Zaragoza y sólo dijo que éste ha cumplido su cometido al entregar el proyecto.

Ibarretxe pidió un debate "sereno" en el Parlamento para una idea elaborada desde "la total independencia" y se remitió a los plazos de tramitación del proyecto de ley en la Cámara de Vitoria como toda referencia para la fecha de su puesta en marcha. Igual discreción guardó sobre las personas "de reconocido prestigio internacional" que podrían integrarlo y no quiso analizar si el abandono de Mayor Zaragoza arrastrará a otras personalidades potencialmente susceptibles de formar parte de él.

Quien sí admitió que la retirada de Mayor Zaragoza es un hecho que influirá en el desarrollo del Observatorio fue el socio minoritario de Ibarretxe, IU, cuyo parlamentario Oskar Matute dijo que el ex director de la Unesco ha recibido "presiones políticas" para abandonar la gestión del proyecto.

El Parlamento podrá en teoría modificar el texto del proyecto, pero Ibarretxe ya avanzó ayer que ha pedido a los tres grupos que le apoyan (PNV, EA e IU) que lo defiendan "en su integridad", aunque se muestren abiertos a "posibles iniciativas en términos de mejora que se puedan realizar".

Guerra Civil

La oposición mostró ya ayer mismo su rechazo al Observatorio tal como está definido. El portavoz del PP en la Cámara, Leopoldo Barreda, tachó el nuevo organismo de "chiringuito al servicio del lehendakari" y "botafumeiro de su inexistente política de derechos humanos". El PSE, por boca de su portavoz parlamentario, Rodolfo Ares, se mostró "absolutamente en contra" por considerar el organismo "innecesario" e inútil en la lucha contra el terrorismo y por estimar que invade competencias del Ararteko, como ya dijo la semana pasada su actual titular en funciones, Merche Agúndez.

Ambos partidos se muestran críticos además con el hecho de que el proyecto no mencione a ETA y con el control que sobre el Observatorio podrá ejercer el lehendakari, ya que la mayoría de los nombramientos de sus componentes quedan en sus manos o en las de presidentes de instituciones dirigidas por el PNV.

Por otra parte, el Gobierno decidió ayer crear una comisión interdepartamental para coordinar la investigación, búsqueda e identificación de cadáveres de fusilados y desaparecidos en la guerra civil, unas 3.100 personas, según la cifra que ofreció el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga. Los interesados pueden dirigirse al teléfono 945-019105 y al correo electrónico Derechos-Humanos@ej-gv.es.

En otro terreno, el lehendakari dijo que su Gobierno "no acepta" algunos "de los tratamientos" de la revista infantil en euskera Kili-Kili, aunque no respondió a la pregunta de si el Ejecutivo le va a retirar sus subvenciones. La revista, subvencionada también por la Diputación vizcaína, incluye en su número de octubre críticas a la Ertzaintza e incitaciones a la "venganza" contra el presidente del Gobierno central, José María Aznar, y al juez Baltasar Garzón.

La Federación de Ikastolas de Vizcaya anunció ayer en un comunicado que este mismo mes de diciembre dará por concluido el compromiso que asumió para editar la revista, al tiempo que se desvinculó del contenido de sus artículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de diciembre de 2002