Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU reduce a 31 millones la población española en 2050, mientras el INE prevé 41

Naciones Unidas sólo pronostica 30.000 inmigrantes al año, y España, más de 200.000

Diez millones de habitantes más, o menos. Naciones Unidas, en su nuevo Informe sobre el Estado de la Población Mundial, insiste en que España sufrirá un notable descenso demográfico. Calcula que tendrá 31,3 millones de habitantes en 2050. Esta proyección choca con la que maneja el Instituto Nacional de Estadística: 41,2 millones para mediados del siglo XXI. La diferencia obedece al factor migratorio. Naciones Unidas sólo prevé la llegada de 30.000 inmigrantes cada año. El INE calcula 205.000 de media anual en el presente quinquenio.

El Fondo de Naciones Unidas para la Población Mundial calcula que en 2050 el planeta tendrá 9.322 millones de habitantes frente a los 6.211 millones actuales. Respecto a España, los datos del Informe sobre el Estado de la Población Mundial apuntan una notable pérdida de habitantes en los próximos años. Calcula que a mediados de este siglo se reducirán a 31,3 millones, un 21,6% menos que los que calcula ahora.

El trabajo tiene un primer punto flaco, según los expertos consultados. "Parte de un dato de población sin actualizar", advierte la demógrafa Margarita Delgado, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La ONU cifra en 39,9 millones de personas la población española en 2002. Sin embargo, el censo oficial de 2001 establece el número de habitantes en 40,8. Casi un millón de almas de diferencia.

La previsión de Naciones Unidas choca con la del Instituto Nacional de Estadística (INE). En sus proyecciones revisadas, hechas a partir del censo de 1991, este organismo prevé un aumento sostenido de la población en el primer cuarto de este siglo (la cota máxima serían los 43.480.804 habitantes en 2025). A partir de entonces comenzaría el declive, pero mucho más suave que el que prevé la ONU. Así, a finales de 2050 la población se habría reducido a 41,2 millones de habitantes (400.000 más que ahora), según el INE.

El motivo de la gran divergencia entre las proyecciones de los dos organismos reside en el distinto peso que conceden al fenómeno migratorio. "La ONU prevé 30.000 entradas anuales en España y nosotros calculamos una media de 205.000, la mayoría de ciudadanos extranjeros, entre 2001 y 2005", señala Margarita Cantalapiedra, responsable del área de análisis y previsiones demográficas del INE. A partir de 2006, la previsión española rebaja a 160.000 las llegadas anuales.

Cantalapiedra disculpa los eventuales fallos de la ONU. "Es muy difícil hacer proyecciones y tener los datos actualizados de todos los países. En el caso de España, la llegada de extranjeros ha sido muy rápida", puntualiza.

Con todo, Naciones Unidas ha rebajado sus negros presagios para España. En 2000 predijo que tendría 30,2 millones en 2050 y que necesitaría 12 millones de inmigrantes para mantener su fuerza de trabajo. En 2001 corrigió la previsión y le pronosticó un millón de personas más (31,2 millones) para mediados del siglo XXI. El informe de 2002 añade 100.000 habitantes más.

Las proyecciones demográficas se establecen a partir de varios parámetros: población inicial, ritmo anual de nacimientos y muertes y migraciones. Estas prospectivas sirven como herramienta para la planificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de diciembre de 2002