Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Vertido del 'Prestige' y ejército de Pancho Villa

Me ha causado irritación la expresión empleada por la diputada autonómica doña Marisol Soneira, del PSG, y publicada en dos ocasiones por su periódico, cuando ha afirmado el 18 de noviembre que las medidas del Gobierno para afrontar la catástrofe del Prestige frente a la costa gallega eran propias "del ejército de Pancho Villa".

Pancho Villa es un personaje que tuvo sus luces y sus sombras. Que su ejército estuviese compuesto por peones sin uniforme, alborotadores y jacaran

dosos no quiere decir que fuese ineficaz.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

De hecho, derrotó al Ejército Federal Mexicano en diversas ocasiones y tomó el Estado de Chihuahua. El ejército de Villa llegó a penetrar en territorio de EE UU, asaltó Columbus y agotó a las fuerzas estadounidenses de infantería, caballería y aviación enviadas a territorio mexicano para ahorcarle. Villa realizó una reforma agraria, fundó escuelas y hospitales... Decenas de canciones cantan las gestas de la División del Norte, de los valientes Dorados y del señor Doroteo Arango.

Por eso, comparar la eficacia de Villa y de su ejército con la del Gobierno que padecemos es un auténtico escándalo. Es como comparar a Lola la Piconera, a Agustina de Aragón o a María Pita con la actual ministra de Asuntos Exteriores.

Si el Gobierno hubiera acometido el problema del Prestige con el mismo ímpetu con que el ejército de Villa acometió Torreón y Zacatecas, no hubiese habido marea negra. ¿Qué han hecho las autoridades que padecemos?

Lo más eficaz ha sido la invocación que realizó el señor Fraga al apóstol Santiago para que disolviese el fuel y alejase la marea negra de las Rías Baixas. Eso es lo que marca la diferencia. Confiar en Dios y marcharse a pegar tiros a corzos, jabalíes y conejos es algo que jamás hubiesen hecho Pancho Villa y sus muchachos. Por eso a Villa se le canta pasados 80 años de su muerte, cosa que es harto dudosa que se produzca con los señores Fraga, Rajoy, Aznar, etcétera, que con un poco de suerte pasarán a los libros de historia como gobernantes anodinos, ramplones y aburridos, que pusieron sus energías y sus capacidades al servicio de los ricos y de los poderosos. ¡Que viva Francisco Villa!

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS