_
_
_
_

El PP insiste en no penalizar fiscalmente la compra de vivienda

La reunión que Convergència i Unió (CiU) y el Partido Popular (PP) celebraron el jueves por la noche para negociar los presupuestos de la Generalitat de 2003 sirvió tan sólo para que los nacionalistas aceptaran la ya tradicional lista de inversiones locales que los populares presentan año tras año para satisfacer así las demandas de sus concejales. Este año serán 76. En los grandes temas de fiscalidad, ayudas sociales e infraestructuras, el PP se encontró con una negativa tras otra por parte del consejero de Economía, Francesc Homs.

El PP insiste en ampliar las ayudas tanto fiscales como sociales el próximo año. Pero el Gobierno catalán responde que el presupuesto no da para tanto. Ambos partidos volverán a reunirse el próximo lunes para acercar posturas, pero el PP se mantiene inflexible en su oposición al incremento de la presión fiscal para los mayores de 32 años que adquieran su primera vivienda. Los populares propusieron a CiU no modificar la actual legislación, con lo que se mantendrían las actuales rebajas fiscales hipotecarias. Pero además defendieron extender estos beneficios a otros colectivos sociales además de los previstos por el Gobierno (menores de 32 años, pensionistas, parados y familias con rentas bajas).

Homs, por su parte, planteó incrementar del 5% al 10% la deducción fiscal por alquiler de vivienda con un límite de 300 euros, cuando el PP lo fija en 600 euros. El consejero rechazó de plano la creación de un fondo de garantía de pensiones para las personas divorciadas cuyo cónyuge no satisface la pensión estipulada.

Consejos comarcales

La alianza parlamentaria entre CiU y el PP que ha servido esta semana para rechazar todas y cada una de las enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición contra los presupuestos de 2003 volvió a funcionar a la perfección ayer. Después de más de un año de amenazas, el PP renunció a imponer a CiU un nuevo sistema de elección de los consejeros comarcales que hubiera provocado una pérdida considerable del número de representantes nacionalistas en estos organismos.

La izquierda, que en principio contaba con la aquiescencia del PP, se quedó ayer sola en la ponencia de organización territorial en su defensa de fijar un sistema proporcional para la elección de los miembros de los consejos. Tras la reunión de ayer, los populares descartaron "alcanzar un acuerdo entre cuatro dejando fuera al partido mayoritario".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La ponencia, por tanto, podría cerrarse sin reformar esta cuestión. En el resto de los temas ha funcionado el consenso, por ejemplo en la creación de un consejo de alcaldes, en la delimitación de competencias de los consejos comarcales y en restringir legislativamente la fundación de nuevos municipios o comarcas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_