Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FIESTA DE LOS PREMIOS ONDAS 2002

"Un Oscar" para María Jiménez

Con sus plumas de pavo real, las mismas de la portada de su disco Donde más duele, y descalza sobre el escenario, María Jiménez cerró la fiesta del Tívoli después de recoger su premio: "Me siento como si me hubieran dado un Oscar", presumía, y dedicaba el Ondas a su hijo "y a Mickey Rooney". Otro de los momentos emocionantes de la gala llegó con la aparición de David Bisbal, que recogía un premio en nombre de todos sus compañeros de Operación Triunfo. Las lágrimas de Chenoa, en las primeras butacas, contrastaban con el entusiasmo de las fans del cantante, que suspiraban y aplaudían unas filas atrás.

Hubo homenajes y dedicatorias para todos los gustos. "A los que me aguantan a diario" fue la de Enrique Iglesias. A los controles policiales que han convertido la reciente gira de Vicente Amigo por Estados Unidos en una carrera de obstáculos recordó el Ondas "a la obra más notoria en el mundo del flamenco". Y a su madre saludó con la mano desde el escenario el mejor DJ, el productor Carlos Jean.

Juanes estuvo presente en formato vídeo desde México, donde el trabajo le retiene, y Lola de Las Ketchup excusó la ausencia de sus hermanas Pilar y Lucía, las tres del grupo revelación español tras el éxito del Aserejé.

La primera llamada contra la piratería musical la lanzó Marta Sánchez, que acompañaba a Juan Luis Arruga, autor de su premiado videoclip Soy yo. María Jiménez, más pedagógica, recurría a un ejemplo ilustrativo: "Hay coches caros y a pocos se les ocurre robarlos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 2002