Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo concurso para el Museo de Colecciones Reales pierde su anonimato

Patrimonio Nacional elegirá entre algunas propuestas que se pueden identificar

Patrimonio Nacional volverá a fallar la próxima semana el concurso de ideas para el Museo de Colecciones Reales tras la sentencia de la Audiencia Nacional, que obligó a hacer una nueva selección. Hace tres años, el fallo fue recurrido por el arquitecto Vázquez de Castro, al considerar que el ganador no se ajustaba a las normas. Esta vez, y pese a la clave alfabética que debería garantizar el anonimato de los proyectos, se pueden identificar los de Tuñón y Moreno Mansilla, que exponen la misma maqueta y paneles, y los de Vázquez Consuegra y Chipperfield.

El anonimato es el primer requisito del concurso del Museo de Colecciones Reales, un espacio de 25.000 metros cuadrados y una inversión de 60 millones de euros que Patrimonio Nacional quiere situar bajo la plaza de la Almudena para exponer, almacenar y restaurar las colecciones que no puede exponer en sus palacios. Así se recuerda en la exposición de las siete maquetas y paneles en la primera planta del palacio Real, que se presentan con un código alfabético de tres letras consonantes, que en el sorteo ante el notario Joaquín Rovira ha adjudicado a cada conjunto para señalar el orden de la muestra y la identificación en el sobre lacrado para el fallo del jurado.

Tras la inscripción de 47 concursantes, el jurado seleccionó hace tres años a los equipos Tuñón y Mansilla, Taller de Arquitectura Internacional, Guillermo Vázquez Consuegra, Estudio Cano Lasso, MBM Arquitectes, David Chipperfield y Zaha Hadid. Esta selección y el posterior fallo a favor de la propuesta del estudio Cano Lasso fue impugnada por uno de los concursantes no seleccionado, Antonio Vázquez de Castro, catedrático emérito de Proyectos, director general de Arquitectura y Vivienda en el primer Gobierno socialista, por no estar de acuerdo con los sistemas de puntuación y méritos.

El ganador pierde

Después de dos años de recursos, la Sala Tercera de la Audiencia Nacional obliga a Patrimonio Nacional a repetir el concurso con el mismo jurado y una nueva selección para la segunda fase donde los méritos de los concursantes que se presentaron en equipo debían ser establecidos a partir de su formación y no desde la experiencia previa de cada uno de ellos. Esto afectó al equipo ganador, los hermanos Cano Pintos, y al Taller de Arquitectura Internacional de Ricardo Bofill.

Tras la renuncia de Santiago Calatrava (que se incorporaba por su puntuación) y Zaha Hadid, en la selección actual repiten Tuñón y Mansilla, Guillermo Vázquez Consuegra, David Chipperfield y MBM (Martorell, Bohigas, Mackay) y se incorporan (también por puntos) Jordi Garcés, Francisco Fernández Longoria y Dominique Perrault.

Tres años después, los 13 miembros del jurado, presidido por el duque de San Carlos, presidente del Patrimonio Nacional, y formado por cargos de Presidencia, Hacienda, Cultura, Patrimonio Nacional, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid y directores de las academias de Bellas Artes y de la Historia, volverán a decidir el ganador del concurso de ideas del Museo de Colecciones Reales. En 1999, el ganador del concurso fueron los hermanos Cano Pintos, por el acertado cumplimiento del programa, la satisfactoria integración en el entorno y la racionalidad de los espacios, según el jurado.

Las maquetas y paneles de las siete propuestas que concursan ahora se exponen en la primera planta del palacio Real. El material se ha colocado sin avisar a los medios y sin carteles y forma parte del recorrido turístico de los visitantes del palacio Real, en la zona de la capilla real. El recorrido comienza con la propuesta BRQ, con la misma maqueta y 20 paneles que se presentaron en 1999 bajo las siglas VHC y que corresponde al estudio de Tuñón y Mansilla.

Este trabajo estuvo cerca del ganador del primer fallo, elogiado por su celosía vertical, así como el de Guillermo Vázquez Consuegra, que ahora se delata en el NYL por sus dibujos a mano tan personales. También se identifica a David Chipperfield al utilizar las mismas fotografías en color de presentación del proyecto que en la convocatoria anterior.

'No es un nuevo concurso. Es la repetición del concurso anterior con una selección de acuerdo con los criterios de la sentencia de la Audiencia Nacional', declara el portavoz del Patrimonio Nacional, Javier Peña. 'Es como si los proyectos no se hubieran presentado antes y no existieran hasta el próximo fallo, de acuerdo con la sentencia. El concurso no se ha celebrado, se ha interrumpido'.

Las siete propuestas intervienen sobre la ele que forma la plaza de la Almudena, entre la catedral y la verja de la plaza de la Armería, y la zona del lado oeste de la catedral que linda con el Campo del Moro y que fue cedida por intercambio entre Patrimonio Nacional y el arzobispado de Madrid. La zona de actuación es subterránea, como prolongación de los museos del palacio Real, para situar en distintas plantas un máximo de 1.600 piezas, sobre todo tapices, textiles, pinturas y esculturas, porcelana y cerámica, cristal y carruajes. 'El museo es absolutamente prioritario', afirma el portavoz del Patrimonio Nacional, que tiene sin exponer 2.000 tapices y 25 carruajes.

Los restos arqueológicos, con los lienzos de la muralla islámica del Madrid del siglo XII, que Patrimonio ha investigado y protegido en la misma explanada, tienen un lugar singular en los proyectos.

El arquitecto Antonio Vázquez de Castro ha impugnado también la actual selección del concurso, según su abogado, Juan Perea, y recurrirá el fallo, con los mismos argumentos que en 1999, al entender que el jurado ha aplicado de nuevo la misma puntuación. El proceso se pone en marcha en el mismo Juzgado número 6 de lo Contencioso-administrativo. En las mismas fechas, Vázquez de Castro impugnó el concurso de la ampliación del Museo Reina Sofía, en el que no fue seleccionado, y está pendiente de la sentencia definitiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 2002