Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA podría llevarse del País Vasco la sede central si prospera el 'plan Ibarretxe'

El presidente del BBVA expresa la posición del banco ante posibles cambios en Euskadi

'Somos un banco que nace en España, con fortísimas raíces en el País Vasco, y nuestro patrón de comportamiento es la ley. Y la ley, para nosotros, es la Constitución de España y el Estatuto vasco'. El presidente del BBVA, Francisco González, expresó por primera vez la preocupación de que se produzcan cambios en el estatus político del País Vasco. El banco obraría, por tanto, en consecuencia, sin descartar un eventual traslado de su sede social en Bilbao, según cabe interpretar de esas declaraciones en México. 'Nuestra inversión aquí no tiene límite si es rentable', subrayó también.

González se refirió a los eventuales efectos de forzar la legalidad en el País Vasco durante una conferencia de prensa previa al consejo, el segundo que la entidad celebra fuera de España. 'Si Ibarretxe sigue adelante con su propuesta de crear un Estado libre asociado, ¿el BBVA se plantearía cambiar su sede social de Euskadi a otra autonomía?', se le preguntó. En otras ocasiones había eludido una respuesta. Ayer la respondió: 'Le voy a contestar en una forma institucional, porque me parece que es mi obligación. Somos un banco que nace en España, con fortísimas raíces en el País Vasco, de las que por cierto estamos muy orgullosos, y nuestro patrón de comportamiento es la ley, como debe ser. Y la ley, para nosotros, es la Constitución de España y el Estatuto vasco. Y dicho esto, no tenemos nada más que añadir'. Otras fuentes agregaron: 'A buen entendedor, pocas palabras bastan'.

Francisco González recordó el compromiso de la entidad contra el terrorismo de ETA y contra las cuentas secretas. 'Si mañana surgiera algo desconocido por nosotros, lo pondríamos de inmediato en conocimiento de la autoridad. Pero nuestra investigación ha sido profundísima', dijo refiriéndose a las cuentas de varios ex consejeros en el paraíso fiscal de Jersey. En sólo seis meses, subrayó, y después de haber sufrido las consecuencias de 'una gran cantidad de información errónea' y acusaciones sin sentido, el BBVA recuperó sus cotas de aceptación porque 'ha sido transparente'. 'Como el banco nunca hizo lavado de dinero, ni narcotráfico, ni todas esas barbaridades que se han dicho, al final ha florecido la verdad (...). El momento es otra vez el de más alta consideración en España, por encima de todos sus competidores'.

La comparecencia ante la prensa nacional y extranjera abundó sobre la confianza en México, que representa la mitad de toda la inversión del grupo en América Latina, y cuyo equilibrio macroeconómico y potencial de desarrollo de su sistema financiero destacó. Bancomer y México, con 100 millones de habitantes y una población muy joven, son claves en la estrategia del grupo. La bancarización del país ronda el 30%, y el crédito al consumo se sitúa en torno al 15%, comparado con el 100% en países de la UE o el 60% en Chile. Las hipotecas representan solamente el 5% del PIB, cuando en España alcanzan el 50%.

La operación de Bancomer, que arrancó en 2000 con la toma de control de la entidad, sigue siendo prioritario para el banco. Ayer la entidad anunció que ha elevado su participación accionarial en BBVA Bancomer desde el 51,5% hasta el 54% en los últimos meses. A precio de mercado, el desembolso sería de 165 millones de euros. Sólo con Bancomer, el BBVA obtuvo, hasta septiembre pasado, 341 millones de euros, lo que supone 2,23 veces más que todos los demás bancos latinoamericanos. González afirmó que México es clave: 'Le vamos a dedicar cada vez más tiempo y más recursos. No tenemos límites en la inversión en dos zonas importantes, nuestro mercado doméstico y México. La única restricción, lógicamente, es obtener una rentabilidad adecuada'.

México, no obstante, tiene pendientes reformas estructurales profundas, entre ellas la laboral, la fiscal y la energética, un marco regulador más libre y eficiente, y la ejecución de garantías. En suma, una mayor seguridad jurídica. El BBVA, pese a los problemas registrados en América Latina, no tiene previsto retirar sus inversiones de la región. La crisis argentina remite, según la apreciación de sus expertos. 'No tenemos ningún plan en este momento sobre la mesa para retirarnos de ningún sitio', señaló Francisco González. 'Hay algunas cuestiones políticas que deben resolverse en Argentina, pero lo peor ya ha pasado. En el resto de los países no hemos tenido ningún problema significativo'.

Pero Bancomer aporta entre el 15% y el 20% de los beneficios del BBVA, y México no ha sufrido el contagio de los últimos sobresaltos, y sus posibilidades de expansión son prioritarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de noviembre de 2002