OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

'Pero qué ciegas son'

Un grupo de artistas, escritores e intelectuales relacionados de alguna manera con Granada ha hecho público un manifiesto en el que están a favor de la instalación del caballo de Pérez Villalta en el tejado del Ayuntamiento.

Lo apoyan por 'la calidad formal del proyecto', pero olvidan qué se quiere simbolizar con la escultura llamada El instante preciso. Este instante es la conjunción de dos fechas: septiembre de 1500-septiembre de 2000, y conmemora el V centenario de la constitución del Ayuntamiento de Granada. ¿Es que se quiere olvidar o ignorar lo que ocurrió en 1500 en Granada? Pasó algo tan censurable como que el edificio de la Universidad de Granada, la Madraza, fundada en 1349 por Yusuf I (el mismo que construyó el palacio de Comares) fue asaltado por las tropas castellanas, su biblioteca llevada a la plaza de Bib-Rambla y quemada en pública hoguera. El cardenal Cisneros supervisaba las operaciones. Hasta entonces, el arzobispo de Granada, Talavera, había cumplido las Capitulaciones pactadas. Este edificio, una vez clausurada la Universidad, será cedido a finales de año por el rey Fernando al nuevo cabildo que se constituye para que lo use como sede del Ayuntamiento, el primero según ellos.

Este es el instante preciso de 1500, y esto es lo que se quiere conmemorar. Los firmantes del manifiesto hablan de que se está produciendo 'un debate mal enfocado'. Yo pregunto: ¿ellos sí lo enfocan bien al querer obviar estos lamentables sucesos? También dicen que lo que se necesita es 'una serena reflexión'. Yo pregunto: ¿han reflexionado ellos algo al firmar el manifiesto de apoyo a la escultura de Pérez Villalta?, pues sólo se basan en la calidad formal del proyecto. Para colocar una estatua en una ciudad ¿sólo hay que tener en cuenta lo formal?, ¿no hay que preguntarse qué queremos simbolizar?

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50