Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'agujero negro' de la estadística

Los expertos denuncian un deterioro en la calidad y la disponibilidad de la información oficial

La información estadística que permite analizar con detalle el momento económico escasea en los últimos años, según denuncia un gran número de expertos. La ausencia o demora excesiva de datos referentes a la vivienda, la reforma fiscal o la liquidación de presupuestos de la Seguridad Social, entre otros asuntos, impide a muchos estudiosos sacar conclusiones sobre la actual coyuntura económica. El Ministerio de Hacienda aglutina gran parte de estas críticas, principalmente por la falta de datos sobre cómo la rebaja de impuestos de 1999 ha afectado al bolsillo del contribuyente. El Ejecutivo niega el apagón estadístico y asegura que los datos se publican con la periodicidad habitual.

¿Hasta qué punto ha beneficiado o perjudicado la nueva declaración de la renta a un ciudadano casado, con un hijo e ingresos anuales de 36.000 euros? ¿Cuántas viviendas sociales se han concedido este año? La estadística intenta plasmar en cifras realidades como éstas. Pero en los últimos años se ha detectado un deterioro de la calidad y disponibilidad de los datos oficiales económicos en España, según denuncian los expertos consultados. Todos destacan que la falta de información coincide ahora, además, con un momento económico incierto, en el que las estadísticas se convierten en un instrumento esencial para el análisis.

El Banco de España y el Instituto Nacional de Estadística aparecen como casos excepcionales de lo que, en la jerga del sector de analistas, se conoce ya como apagón estadístico. Los reproches apuntan a Hacienda, Economía, Trabajo y Fomento. Un apagón se puede deber a un retraso en la públicación de datos, porque no son comparables con series anteriores o porque se difunden sin ajustarse a un calendario. 'Los ciudadanos, y los analistas, estamos poco informados', indican fuentes financieras. Las quejas se refieren a datos fiscales, de vivienda, comercio exterior o liquidación de los presupuestos de la Seguridad Social.

'No hay información sobre el grado de cumplimiento del plan de vivienda actual'

La última memoria de la administración tributaria es de 1999, con datos de 1998

'El apagón comenzó en Hacienda', afirma Ángel Laborda, director de coyuntura de Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas). Con la segunda reforma fiscal del PP a la vuelta de la esquina, no se conoce cómo afectó a los contribuyentes la primera.

La última memoria disponible de la administración tributaria, que elabora la Secretaría de Estado de Hacienda, es de 1999, pero contiene datos de 1998. Notable retraso, a juicio de los expertos, que coinciden en que normalmente la demora no superaba el año. 'No hemos tenido información para hacer prácticamente casi nada, como el impacto de la reforma fiscal de 1999', añade Laborda.

Fuentes de Hacienda aseguran que no hay ningún retraso, que lo normal son dos años (y no uno), y que la memoria está a punto de salir por estas fechas, 'como es habitual'. Además, estiman que no falta información sobre los cambios en la declaración de la renta de 1999, y recuerdan que el Instituto de Estudios Fiscales publicó a principios de año un estudio monográfico sobre la reforma.

Insuficiente, dice la oposición. En el debate sobre los Presupuestos de 2003, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció que acudirá al Tribunal Constitucional por la negativa del Gobierno a facilitar resultados de la reforma de 1999.

En su despacho en el Congreso, el diputado socialista Francisco Fernández Marugán muestra unas fotocopias. Se trata del índice de otro supuesto análisis de esa reforma fiscal de casi 400 páginas, datado en abril de 2002 y elaborado por la Dirección General de Tributos. 'Yo he visto ese libro', asegura el veterano diputado, 'lo distribuyeron en julio, pero lo retiraron enseguida'. Está convencido de que Hacienda no quiere que 'los ciudadanos se den cuenta de que la reforma fiscal benefició sobre todo a los más ricos'.

El diputado acaba de formular una pregunta parlamentaria al respecto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Aún no ha habido respuesta. 'Desde que Montoro es ministro de Hacienda, no hay información', dice Marugán, que afirma que el Gobierno recurre también a 'artilugios' para reducir el déficit público.

Respecto al Presupuesto, expertos como Ángel Laborda muestran su sorpresa por el desfase detectado por la oficina estadística comunitaria en su revisión del déficit español. Eurostat certificó el mes pasado que España tuvo un déficit en 2000 del 0,6% del PIB, el doble de lo anunciado por el Gobierno en su día.

Las quejas llegan a la estadística del IRPF que elabora el Departamento de Informática Tributaria de la Agencia Tributaria. 'Hemos notado un retraso generalizado', indica Jesús Ruiz-Huerta, catedrático de Hacienda Pública. Se acaba de publicar la referente a 1999, pero 'se trata de un registro y debería ser más rápido'. Ruiz-Huerta es uno de los profesores que organizan los Encuentros de Economía Pública. Este grupo empezó a denunciar hace dos años la falta de datos oficiales tras un congreso en Zaragoza que puso de manifiesto 'un gran malestar'. 'No podemos trabajar sin datos, pero además desde el punto de vista de la sociedad es tremendo', señala.

Otro dato: el último avance sobre la actuación económica y financiera de las administraciones públicas, herramienta para saber la presión fiscal, es de 2000.

La vivienda da origen a otras quejas. El sector echa en falta más información sobre la marcha de los planes oficiales para el acceso a los pisos protegidos, la alternativa para aquellas familias que no pueden permitirse pagar cantidades desorbitadas por una casa en el mercado libre. '¿Qué datos faltan? Todos. No hay ninguna información sobre el grado de cumplimiento del plan actual', apuntan fuentes de la Asociación de Promotores Constructores de España.

'Los datos estadísticos no son del Gobierno, y deberían ser publicados, sean buenos o malos', añaden en la patronal inmobiliaria. 'La falta de información periódica y regular la notamos desde el año pasado', explican. El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, indicó esta semana que 'en breve' se publicarán datos sobre la marcha del Plan de Vivienda 2002-2005. Fuentes de este departamento puntualizan además que el desarrollo del plan corresponde a las comunidades y que recopilar los datos lleva tiempo.

La Asociación de Gestoras de Cooperativas y Comunidades de Viviendas coincide con la patronal en la falta de datos. Su secretario general, Francisco López, explica que se han cambiado algunas series estadísticas de forma que los datos no son comparables: 'El esfuerzo financiero para la compra de un piso se calculaba, hasta el último trimestre de 2001, teniendo en cuenta la encuesta de salarios; pero desde enero se tiene en cuenta la encuesta de costes salariales'.

Este verano Fomento dio un susto al sector cuando, durante más de un mes, desapareció de su web el boletín estadístico que contiene datos sobre vivienda y construcción. Fuentes de este departamento explican que se debió a cambios en el programa informático. Ahora se puede consultar de nuevo, pero el sector señala que los datos apenas se actualizan.

La ausencia de un calendario es la característica en algunos ministerios. Mientras el INE y el Banco de España sí tienen uno fijado, los datos sobre comercio exterior se publican cuando el Ministerio de Economía lo estima oportuno. Tampoco hay cita fija para los datos de paro del Inem y de afiliación a la Seguridad Social.

En relación a Trabajo se observa además una falta de difusión sobre la liquidación de los presupuestos de la Seguridad Social, que tampoco está en Internet. Sólo se puede acceder a ella si se solicita por escrito. Además, no se hacen públicas las estadísticas sobre los historiales laborales de los trabajadores afiliados, un dato clave para conocer la sostenibilidad financiera del sistema.

Otras estadísticas se han paralizado, como los trabajos del Instituto de Estudios Fiscales sobre las fuentes tributarias de empleo, salarios y pensiones, empresas y las cuentas de las sociedades. Además, el último panel de IRPF (muestra, aleatoria y anónima, de declarantes) disponible es de 1995, porque, apunta Ruiz-Huerta: 'Todo esto se ha paralizado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de octubre de 2002