Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:DEBATE

Los presupuestos necesarios

Mientras el Partido Popular defiende los presupuestos del Estado para 2003 porque apuestan por el equilibrio presupuestario como factor de desarrollo y la bajada de impuestos, más acusada para familias y pymes, los socialistas los tildan de demagógicos y los rechazan por falsos. En cuanto a su efecto autonómico, los populares afirman que las cuentas del Estado, que no dudan en calificar de 'valencianizadas', aumentan considerablemente el volumen de inversiones en la Comunidad Valenciana y permitirán a ésta, de nuevo, 'liderar' el crecimiento económico. Por contra, para el PSPV, los presupuestos desprecian tanto la inversión en infraestructuras valencianas como el gasto en I+D+i.

Durante esta semana se ha celebrado en el Congreso de los Diputados el debate de totalidad de los Presupuestos Generales del Estado para 2003, presentados por el Gobierno del Partido Popular y apoyados por amplia mayoría de la Cámara. Los diputados del Congreso han respaldado unas cuentas públicas que responden a las previsiones de los analistas económicos para España: nuestra economía mantendrá un ritmo de crecimiento superior a la media de la Unión Europea, todavía con mayor impulso que en 2002 y seguirá liderando la creación de empleo entre los países de nuestro entorno, con más de 280.000 nuevos puestos de trabajo.

Aunque la situación económica internacional de los últimos dos años ha sido una de las más complicadas de las últimas décadas, España ha logrado afrontar este momento de incertidumbre con tasas positivas de crecimiento y creación de empleo, gracias al equilibrio presupuestario y a las reformas puestas en marcha por el Partido Popular desde 1996. En estos años, España ha mejorado el diferencial de crecimiento con el resto de países europeos y ha roto un secular comportamiento de nuestra economía, que crecía más en épocas de bonanza, pero caía en picado cuando otros países entraban en recesión.

'Nuestra economía mantendrá un ritmo de crecimiento superior a la media de la UE, todavía mayor que en 2002'

Los Presupuestos para 2003 conservan las bases fundamentales que han hecho que España crezca, pero introducen nuevas reformas para poder hacer frente al contexto económico actual. Se sigue apostando por el equilibrio presupuestario como factor de desarrollo, clave en la segunda bajada de impuestos, que beneficiará fundamentalmente a las familias y a las Pymes, y se incrementan las políticas sociales, de seguridad, de inversión y de I+D+i. En definitiva, se han confeccionado unos Presupuestos para los ciudadanos, con 'menos impuestos y más seguridad e inversión'.

Las cuentas públicas para el próximo año son especialmente importantes para las necesidades de la Comunidad Valenciana. Son varias las razones que avalan esta afirmación.

En primer lugar, desde que gobierna el Partido Popular se está realizando una política económica más acorde a la estructura económica de la Comunidad Valenciana, apoyando a los sectores productivos y a las pequeñas y medianas empresas, dando cauce al espíritu emprendedor. Además, se está apostando por la flexibilidad de la economía y por nuestra participación en los mercados internacionales.

Esto era precisamente lo que demandaba la Comunidad Valenciana desde hace años. 'Valencianizar' la política económica española ha permitido a nuestra comunidad liderar el crecimiento en España, convertirse en motor del desarrollo y consolidar su enorme prestigio en nuestro país y en la Unión Europea.

La Comunidad Valenciana ha sido más dinámica que el resto, gracias, por supuesto, a las políticas que se han hecho desde la Generalitat, pero también ha sido necesario que el Gobierno del Partido Popular haya desarrollado un modelo económico capaz de impulsar el despegue económico de esta tierra.

Los Presupuestos para 2003 siguen avanzando en esta dirección, con tres iniciativas fundamentales: la segunda bajada del IRPF, la supresión del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) para el 92% de los contribuyentes -todos los autónomos, los profesionales, y las pequeñas empresas- y la inversión en los sectores básicos de nuestra economía para modernizar el tejido productivo.

En segundo lugar, la Comunidad Valenciana va a recibir el más importante volumen de inversiones que jamás ha recibido nuestra tierra y eso se ha conseguido con un Gobierno del Partido Popular que es consciente de que apostar por esta Comunidad es apostar por España.

Los Presupuestos incrementan significativamente los gastos del Estado en la Comunidad Valenciana y abordan los proyectos que se están demandando desde hace décadas e incluso desde hace siglos: el tren de alta velocidad (AVE), el Plan Hidrológico Nacional (PHN), la conexión con Francia por Aragón, el corredor ferroviario mediterráneo y la vertebración de nuestra propia comunidad. Las partidas destinadas a la Comunidad Valenciana han aumentado con respecto al año 2002 en casi un 70 por ciento, lo que supone pasar de más de 767 millones de euros en 2002 a casi 1.300 millones de euros en 2003.

Entre las políticas económicas de la Generalitat y la ayuda de la Administración Central, el Partido Popular habrá cubierto todos los objetivos económicos para esta Legislatura. La realización de estas inversiones, que sentarán las bases para alcanzar el pleno empleo y la convergencia real a medio plazo, unidas a las previsiones económicas de la Comunidad para el próximo año, que apuntan a un crecimiento económico superior, tanto a la media española como a la europea, nos permite pensar en una Comunidad Valenciana al frente de la Europa de las Regiones con pleno empleo y con el cien por cien de la renta per cápita de la UE.

Vicente Martínez-Pujalte es portavoz de Economía del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de octubre de 2002