Reportaje:PANTALLA INTERNACIONAL

Estrellas que eclipsan a los astros

Grandes actrices, como Michelle Pfeiffer, Nicole Kidman o Meryl Streep, copan la cartelera de Hollywood

Debe de acercarse la temporada de los Oscar porque la cartelera de Hollywood ha pasado de estar dominada por la testosterona masculina que fluye por las venas de ese género de acción que se alimenta de palomitas, a estar escrita con nombre de mujer.

Frida lleva el género incluso en el título, bautizada con el nombre de la pintora mexicana Frida Kahlo, de la que traza su biografía, con Salma Hayek como protagonista y motor de la producción. The Hours, que narra un día en la vida de tres mujeres, basada en la novela de Virginia Woolf Mrs. Dalloway, cuenta con un reparto femenino de lujo: Meryl Streep, Julianne Moore y Nicole Kidman. Y White Oleander tiene mujeres de talla, de Oscar, y encima rubias, con Michelle Pfeiffer rodeada de rumores de seguro galardón; Robin Wright Penn, una experta como ella dice en damas que 'están más allá de una terapia al uso'; Renee Zellweger, haciendo doblete con su otro próximo estreno, Chicago, donde también las mujeres marcan el paso, y la recién llegada Alison Lohman, esta desconocida de 21 años que tiene asegurado el título de nueva promesa de Hollywood.

'No sólo tienes que ser la esposa y madre perfecta, sino que tienes que ser la mejor'
'Claro que han cambiado las cosas, pero gracias al ruido que hemos montado'

Es una tónica a la que incluso se apuntan los franceses con la película que han seleccionado para los Oscar, 8 mujeres, con Catherine Deneuve, Isabelle Huppert, Emmanuelle Béart o Fanny Ardant, entre otras. ¿Casualidad? 'Sí. Eso pienso', confiesa con gran honestidad Julianne Moore quien, como muchas de las otras actrices mencionadas, tiene en estos meses no uno sino dos papeles dignos de consideración por la Academia en la categoría de mejor actriz si sumamos a The hours su paso por Far from heaven.

La revista Premiere, que, desde hace nueve años, promueve por estas fechas un número especial dedicado a la mujer en Hollywood, asegura que atrás han quedado esos tiempos 'en los que las mujeres tenían mucho menos poder en la industria del cine del que tienen ahora'. Es un argumento apoyado en las responsables de algunas de las principales productoras de Hollywood, ya sea en los estudios Universal (Stacey Snider), DreamWorks (Laurie McDonald), Columbia (Amy Pascal), Paramount (Sherry Lansing) o en Disney (Nina Jacobson).

Pero no todos apoyan esta visión idílica que ofrece la cartelera otoñal de Hollywood. 'Yo sigo pensando que sigue siendo muy difícil ser mujer porque tenemos una nueva serie de responsabilidades que no teníamos antes', afirma una Hayek guerrera. 'No sólo tienes que ser la esposa perfecta y la madre perfecta, sino que tienes que ser la mejor en tu trabajo y, encima, ser delgada, porque al menos antes podías ser bonita y comer un poco más ¿no?', dice como retando a su audiencia desde un cuerpo menudo que vuelve a mostrar desnudo en las escenas de amor lésbico de su nuevo filme. 'Yo he tenido la suerte de trabajar en tres grandes adaptaciones literarias en los tres últimos trabajos que he rodado (The hours y los aún inéditos The human Stain y Cold Mountain), y ha sido maravilloso pero he tenido esa suerte', comenta Kidman de una profesión donde, irónicamente, el éxito como actriz le ha llegado de la mano de su separación de Tom Cruise, un divorcio que como ha reconocido en una reciente entrevista le ha beneficiado para 'abrirse' tanto en su vida profesional como personal.

Como dice Streep, 'la vida está llena de sorpresas'. En su opinión, este auge femenino en la pantalla (que incluye también su presencia en el próximo estreno de Adaptation, película escrita y dirigida por Spike Jonze, creador de Being John Malkovich) coincide con dos de los proyectos más interesantes de sus 25 años de carrera: The hours y Angels in America. 'Pero han sido una sorpresa. Nunca pensé que algo así fuera a llegar'. Aunque sus palabras le den la razón a Julianne Moore, quien piensa que esta cartelera femenina no es más que una cortina de humo para ocultar todo un año lleno de papeles de novias, eternas románticas o elementos de decoración, Streep, de por sí optimista, tampoco puede negar que las cosas han mejorado. De hecho, salarios como los 15 millones de dólares que ahora cobra eran impensables en aquellos años en los que, a igualdad de méritos, el sueldo de Jack Nicholson y el de Streep nunca pudieron estar más distantes. 'Claro que han cambiado la cosas, pero gracias al ruido que hemos montado', afirma burlona. 'Se debieron sentir abochornados, pero siempre intentarán abusar si les dejas', concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de octubre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50