LAB y PNV acusan a UGT y CC OO de autofinanciarse con subvenciones públicas

El secretario general del sindicato LAB, próximo a Batasuna, calificó ayer de 'escándalo social de gran envergadura' el fraude masivo que el Tribunal de Cuentas ha detectado en la gestión que sindicatos y patronal realizaron entre 1996 y 1998 en el Forcem. Rafael Díez Usabiaga aseguró que este fraude demuestra que CC OO y UGT emplean el dinero de la formación continua 'para financiar sus proyectos sindicales'. Una idea parecida expresó el parlamentario vasco del PNV Emilio Olabarria, quien sospecha que los fondos sirven para financiar los aparatos de ambas centrales 'y tal vez de la patronal CEOE'.

La Fundación Vasca para la Formación Continua, Hobetuz, nació como la alternativa al Forcem. La aspiración nacionalista es que asuma en exclusiva esta formación en Euskadi (actualmente la comparte con la Forcem). Tiene en su patronato tres grupos: Gobierno vasco, sindicatos y patronal. Los acuerdos se toman por unanimidad de los grupos, aunque no de sus integrantes, y la presidencia, rotatoria, está actualmente en manos de LAB.

Más información
El Tribunal de Cuentas atribuye más anomalías en la formación a patronal y sindicatos vascos

Hobetuz ha hecho este año dos convocatorias de ayudas. La primera se aprobó el pasado 26 de septiembre y supone unos 18 millones de euros, que irán destinados a financiar los planes de formación organizados por empresas y agrupaciones empresariales para sus empleados. La segunda, aprobada, la semana pasada, está destinada a los planes individuales de formación continua, los abiertos a todos los trabajadores, y cuenta con 8,4 millones. CC OO y UGT se han opuesto a este acuerdo porque discrimina deliberadamente a sus centros de formación y favorece a los privados que ofrecen formación reglada y a los de la patronal Confebask.

Hobetuz recibe este año de fondos del Gobierno vasco ocho millones; del Fondo Social Europeo, nueve, y de las cuotas para formación continua del Inem, 10,1 millones. Esta última cantidad la asigna la comisión tripartita formada por el ministerio, las centrales estatales y CEOE. El Ejecutivo vasco y los sindicatos nacionalistas reclaman el 100% de las cuotas de los trabajadores vascos, algo más de 36 millones de euros, lo que rechazan el resto de las partes y la Administración central, ya que Euskadi no tiene la competencia exclusiva en esta materia.

A las irregularidades en Hobetuz afloradas por el Tribunal de Cuentas hubo diversas reacciones. Mientras el Gobierno vasco declinó opinar, Confebask y UGT aseguraron que no ha habido uso irregular de los fondos. CC OO pidió que ELA y LAB devuelvan lo percibido de esta fundación, pues jamás han realizado cursos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS