Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

84.500 inmigrantes logran la residencia en la regularización por arraigo de 2001

De los 119.000 inmigrantes que se presentaron en Madrid a la regularización por arraigo del año pasado, un 70% (84.500) ha conseguido el solicitado permiso de residencia, según datos del Ministerio del Interior. A otros 26.000 el Gobierno les ha denegado la petición por no cumplir los requisitos exigidos en esta amnistía: residir en España desde antes del 23 de enero de 2001 y contar con una oferta de empleo. Hay, además, 5.500 peticiones archivadas porque los interesados habían optado a otros procedimientos para obtener la residencia además de a la regularización y 3.000 pendientes de aportar más documentos.

En Interior aseguran que todos los expedientes se han valorado y que también se ha notificado la resolución a los interesados. Aunque admiten que quedan 'pequeños flecos'. 'Tenemos 4.000 casos en los que Correos nos ha devuelto la notificación remitida por cambio de residencia del destinatario. Hay otros 1.075 solicitantes a la espera de que el Ministerio de Justicia informe de si tienen o no antecedentes penales. Está también el caso de 200 peticionarios con ofertas de empleo en zonas limítrofes como Toledo y Guadalajara y estamos esperando los informes de las direcciones de Trabajo de esas provincias', apostillan.

Sin embargo, las asociaciones de inmigrantes aseguran que todavía quedan trabajadores extranjeros esperando una respuesta gubernamental sobre la solicitud que presentaron a esta amnistía iniciada en marzo de 2001 y finalizada en agosto de ese año.

Peticiones sin respuesta

Rosario Zanabria, presidenta de la asociación ARI-PERU, explica que de los cerca de 5.000 solicitantes de regularización a los que esta entidad hace algún seguimiento, 'hay un 10% que todavía no ha recibido respuesta a su petición'. 'Los primeros expedientes se tramitaron de forma muy rápida, en uno o dos meses, pero, a partir de septiembre de 2001 hubo un parón', apostilla.

'Otro problema es la discrecionalidad con que se están concediendo o denegando las solicitudes. A algunos peticionarios se les admite el abono transporte como prueba de que estaban en España antes del 23 de enero de 2001 y a otros no; a unos se les ha aceptado que no presenten una oferta de empleo y a otros no...', concluye Sanabria.

En la asociación América-España, Solidaridad y Cooperación (AESCO) también hay inmigrantes a la espera de una respuesta según su presidenta, Yolanda Villavicencio. 'De las 1.183 solicitudes que presentamos, hay 200 a las que el Gobierno aún no ha contestado', añade.

'En la comisaría de Ciudad Lineal, que es donde se han centralizado las regularizaciones por arraigo, aseguran que ya están todos los expedientes resueltos, pero tenemos peticionarios con domicilio fijo a los que todavía no les han respondido; cuando reclaman les dicen que en unos días, pero así llevamos tiempo', apostilla Villavicencio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de octubre de 2002