Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos mil jóvenes han participado en el programa de análisis de drogas

Un total de 1.985 jóvenes vascos con una media de 20 años, de los que el 73% son varones, han participado en el programa Testing puesto en marcha por el Departamento de Asuntos Sociales para informar, prevenir y disuadir a la juventud del consumo de drogas, y en el el tembién se analizaban las sustancias estupefacientes consumidas. El proyecto arrancó la noche del pasado 22 de junio en las fiestas patronales de Leioa y después se extendió a San Sebastián, Bilbao, Bermeo, Legutiano, Lekeitio y Güeñes durante un total de 10 jornadas. En los próximos meses está previsto que se sumen al plan otras 10 localidades.

Además, en un futuro próximo, y con un enfoque más ambicioso, se introducirá la campaña Riesgo alcohol, consistente en realizar pruebas de alcoholemia entre los jóvenes que lo pidan con el objeto de conocer la tasa de alcohol que llevan en la sangre y el tiempo que necesitan esperar para evitar riesgos en la conducción. Otras propuestas serán Discosana, que se desarrollará en las discotecas, y A veces las cosas no son lo que parecen, de las que pronto se conocerán más detalles, según anunció el consejero Javier Madrazo, junto a Gemma Calvet, directora de Drogodependencias, durante la presentación de de los datos de Testing.

El hachís, la más analizada

El programa Testing consiste en la información, acompañada de folletos, sobre los efectos de las drogas, sus consecuencias y los riesgos de la adulteración. Personal cualificado de la asociación Ailaket, responsable del desarrollo del plan, acude a los bares y lugares donde se encuentran los posibles consumidores. Algunos de éstos se dirigen por iniciativa propia a la carpa de Ailaket, atendida por expertos, donde recibir más información y pueden ver proyecciones relacionadas con el tema. Otros se acercan a la caravana, una zona más restringida, en la que se procede al análisis de las sustancias que consumen, preservándose siempre la identidad de los jóvenes. Psicólogos y educadores sociales se encargar de atenderles.

De los 1.985 atendidos en esta primera fase, 1.217 fueron invitados a recibir información; 351 acudieron a la carpa por iniciativa propia; 170 obtuvieron información personalizada y 247 presentaron un total de 177 sustancias estupefacientes para su análisis. De éstas, 69 era hachís; 47, speed; 19 pastillas, otras 19 cocaína; 8 marihuana, 7 de éxtasis, 6 anfetaminas, un tripi y una ketamina (un analgésico que en dosis alta es un potente disociativo y mezclado con otras sustancias es muy peligroso). El resultado de los análisis dio una calidad media, ya que en casi todos se detectó la sustancia prevista, pero también adulteración. La actitud de la mayoría de los jóvenes fue positiva y mostró su disposición a ser informado.

'El objetivo del programa es disuadir del consumo y en todo caso, reducirlo, porque el enfoque prohibicionista del PP ha fracasado de manera estrepitosa', argumentó Madrazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002