Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y Francia envían tropas a Costa de Marfil

Un centenar de niños, hijos de misioneros, están atrapados por la sublevación militar

Nueva York / Abiyán

Estados Unidos decidió ayer enviar un contingente de soldados a Costa de Marfil para proteger a un centenar de sus ciudadanos, entre ellos niños, atrapados en la segunda ciudad del país, Bouaké, en manos de la rebelión militar que ha causado unos 300 muertos desde el pasado jueves. Washington se suma así a las tropas francesas que también han acudido a defender a los extranjeros que viven en el país y preparar su posible evacuación.

'EE UU siempre protege la seguridad de sus ciudadanos y está listo para cualquier contingencia', se limitó a decir el portavoz del Pentágono, sin dar más detalles. Fuentes oficiosas citadas por las agencias cifran el contingente en unos 200 soldados, pero no precisan si la operación cuenta con la autorización del Gobierno del presidente Laurent Gbagbo. Las tropas aterrizarían en Abiyán o en la vecina Ghana.

Según el Departamento de Estado, entre 2.000 y 3.000 estadounidenses residen en Costa de Marfil, uno de los países más prósperos y estables de África hasta el golpe militar de 1999. De ellos, 160 viven en Bouaké, incluidos niños, hijos de misioneros que trabajan en el oeste de África. Los pequeños permanecen en la Academia Internacional Cristiana, están a salvo y tienen bastantes víveres para seguir unos días más. 'No han disparado directamente a los niños, pero han oído muchos tiros y están profundamente asustados', comentó James Forlines, uno de los misioneros estadounidenses en la zona. Washington coordina todos sus esfuerzos con Francia.

Tropas fieles al Gobierno entraron el lunes en Bouaké, una de las dos ciudades del norte del país, junto con Korhogo, que todavía estaban bajo el control de los rebeldes, según fuentes militares citadas por la agencia Efe. Apenas hay datos de los enfrentamientos, y fuentes rebeldes afirmaban ayer que aún mantenían el control de la ciudad. El ataque a Bouaké se produjo después de que fracasaran las negociaciones que mantenían las facciones enfrentadas. Decenas de paracaidistas franceses llegaron ayer por la tarde a Yamusukro, capital administrativa de Costa de Marfil, procedentes de Libreville. Cientos de soldados se sublevaron la semana pasada bajo el mando del general Güei -quien dirigió el golpe de 1999 y que ha muerto durante los primeros enfrentamientos del motín actual- en contra de la reforma del Ejército.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de septiembre de 2002