Ipcena demandará a la Administración por la ampliación de Baquèira

Medio Ambiente dio una licencia provisional que los ecologistas entienden que es ilegal

La entidad ecologista Ipcena de Lleida se querellará contra el Departamento de Medio Ambiente y contra el Ayuntamiento de Alt Àneu (Pallars Sobirà) por un presunto delito de prevaricación si la empresa Baquèira-Beret inicia la ampliación de las pistas de esquí hacia el valle de Àrreu. Los ecologistas creen que las dos administraciones favorecen a la estación de esquí al permitirle iniciar las obras sin los permisos definitivos en espacios naturales protegidos.

Baquèira-Beret ha comenzado los trabajos de señalización de los terrenos que serán ocupados por los dos primeros telesillas de la ampliación en el puerto de la Bonaigua. La empresa pretende colocar este equipamiento antes de que caigan las primeras nieves, ya que, de lo contrario, no podrían entrar en servicio la próxima temporada de esquí.

El telesilla de la Bonaigua, de más de un kilómetro, será de cuatro plazas y conectará la zona del puerto con las pistas de Baquèira. El segundo partirá de La Peülla y enlazará la zona de la Mare de Déu de les Ares con el otro remontador. De esta manera el complejo invernal podrá abrir al menos tres nuevas pistas en La Peülla para garantizar un acceso directo desde el Pallars Sobirà.

Licencia de obras

A primeros de mes, el Ayuntamiento de Alt Àneu, presidido por el socialista Joaquim Llena, otorgó la licencia de obras a Baquèira para los dos telesillas y Medio Ambiente le concedió, a petición del consistorio, una autorización provisional para que ocupara unos terrenos de 18.000 metros cuadrados. Los ecologistas sostienen que las autorizaciones han sido concedidas antes del 19 de septiembre, fecha en la que finalizó el periodo de información pública y, por lo tanto, la tramitación seguida no se ajusta a la normativa y al informe de declaración de impacto ambiental elaborado por la Generalitat.

Medio Ambiente, departamento dirigido por Ramon Espadaler, ha admitido que, a petición del consistorio pallarés, dictó una resolución provisional para que Baquèira pudiera iniciar las obras de los dos telesillas mientras el expediente administrativo sigue su curso reglamentario. 'Esta ocupación provisional de los terrenos se ha podido tramitar por la vía rápida al ser una entidad pública la que lo solicitó', señaló un portavoz de este departamento.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Joan Vázquez, secretario general de Ipcena, entidad integrada en la plataforma ecologista que se opone a la construcción de pistas de esquí en el valle d'Àrreu, criticó ayer el procedimiento que está siguiendo la Administración catalana en el proyecto de ampliación de Baqueira hacia el Pallars Sobirà al entender que se anteponen los intereses privados a los públicos. Vázquez considera que en el plano administrativo no existe la posibilidad de obtener licencias provisionales y menos como ocurre en este caso cuando las obras no son de interés general. 'Estas resoluciones son nulas de pleno derecho y escandalosas', sentenció.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS