Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ley de Extranjería deja sin jinetes y músicos marroquíes las fiestas mayores de Tarragona y Reus

El endurecimiento de la Ley de Extranjería y las difíciles relaciones entre el Gobierno español y el marroquí han provocado que tanto las fiestas mayores de de Tarragona como las de Reus tengan que modificar su programación puesto que músicos y miembros de grupos culturales procedentes de Marruecos que debían participar en ellas han visto impedido su viaje por problemas burocráticos con sus visados.

En las fiestas de Santa Tecla de Tarragona estaba prevista la actuación de un grupo de jinetes bereberes dentro de los programas de intercambio cultural que se incluyen en la celebración. En Reus, dos grupos, uno de Marruecos y otro de Guinea, no podrán actuar por los mismos problemas.

La Asociación Cultural Africana, organizadora junto con el Ayuntamiento de Tarragona de la jornada Fantasía Ecuestre, en la que un grupo de jinetes bereberes tenía que demostrar su destreza a caballo, solicitó en la primavera de este año los permisos para que pudieran entrar en España. Nada hacía suponer que eso no iba a ocurrir y el programa de mano de la fiesta, declarada de interés por la Generalitat, incluyó la demostración bereber para el día 17 de septiembre.

Se suponía que los problemas surgidos entre las administraciones española y marroquí se acabarían solventando, por lo que se aplazó la actuación para hoy. Finalmente, ayer el Ayuntamiento de Tarragona tuvo que emitir un comunicado en el que se recoge que 'nuevos inconvenientes, de carácter estrictamente administrativo, entre las autoridades marroquíes y española' han forzado la suspensión definitiva del acto. En el comunicado se explica que los inconvenientes han surgido esta misma semana.

Una situación similar se ha dado en Reus, donde en un festival dedicado a las músicas del mundo debían actuar el grupo marroquí Gnawas, de Agadir, y Paloma Echuaga, de Guinea Ecuatorial. En este caso, el responsable del festival, Pitus Borràs, achacó la suspensión de ambos conciertos al endurecimiento de la Ley de Extranjería y a la multitud de papeles que el Gobierno español exige para la entrada al país.

Los Gnawas son músicos marroquíes descendientes de esclavos negros y sí podrán actuar en Francia, Alemania y Holanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002