Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El único hospital en Andalucía

El hospital Clínico Universitario de Granada es el único que realiza implantes cocleares en toda la comunidad autónoma y el primero en esa especialidad en todo el país desde que comenzó a practicarlos en 1989. Hasta ahora ha realizado 241 intervenciones de este tipo.

El equipo de recepción de sonidos y transmisión al cerebro de los impulsos eléctricos cuesta 24.000 euros (4 millones de pesetas) que comenzó financiando la ONCE y que ahora lo hace el Servicio Andaluz de Salud. En la actualidad hay pendientes de implantes 122 pacientes andaluces, de los que 84 son niños, en quienes el tratamiento es mucho más eficaz por su gran adaptabilidad. Una curiosidad es que los niños andaluces obtienen mejores resultados en los seis primeros meses tras el implante coclear que niños de otros países. La razón que alegan los especialistas es que la fonética española es más sencilla.

'Muchos padres se desesperan porque creen que los resultados son inmediatos', explica Manuel Sáinz, jefe del servicio de Otorrinolaringología del hospital Clínico, 'pero a veces puede pasar incluso un año hasta que el niño actúa con normalidad'. En ese año, la labor de los logopedas es fundamental para conseguir que los niños identifiquen los sonidos, aprendan a distinguirlos unos de otros (como debería hacer un ciego que puede ver con los colores) y también a articularlos.

'Tan importante como la implantación coclear', añade Sáinz, 'es el proceso de rehabilitación, ya que hay que ajustar el procesador de palabras a cada individuo'.

El procesador de palabras, que se encuentra en la parte exterior, junto al pabellón auditivo, es el aparato que recoge los sonidos y los convierte en una señal eléctrica codificada que posteriormente, tras ser transmitida por ondas de radio al interior del oído, estimula el nervio auditivo. El niño percibe ruidos, pero su cerebro es aún incapaz de procesarlos porque no sabe a qué corresponden. Tan sólo el tiempo ayuda a oír.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002