Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos del Arenal homenajean a Chillida en su 'Monumento a la tolerancia'

Eduardo Chillida es, desde ayer, vecino de honor del barrio sevillano del Arenal. El escultor donostiarra, que en 1992 eligió el Muelle de la Sal para levantar su Monumento a la tolerancia, recibió un homenaje póstumo de la Asociación de Vecinos Torre del Oro y barrio del Arenal. Su hija Susana Chillida asistió en nombre de la familia ya que su madre, Pilar Belzunce, no llegó a tiempo desde Berlín, donde el escultor había recibido otro homenaje.

'Sé bien, porque estuve con mi padre el día que se inauguró, la importancia que esta obra tenía para él por los valores que representa. Además, estoy contenta de saber que se hará lo posible para que este lugar se mantenga tal y como él lo concibió', dijo la hija del artista. Chillida falleció el pasado 19 de agosto a los 78 años. El homenaje, al que asistieron artistas y galeristas además de los vecinos del barrio, se celebró tras una misa en la iglesia del Hospital de la Caridad que ofició Giovanni Lanzafame, un cura siciliano gran admirador del escultor.

'El mismo Chillida decidió la ubicación de la obra y una de sus condiciones para instalarla en el Muelle de la Sal fue que esto se convirtiera en un lugar de reposo, algo que no se ha cumplido. Al año de inaugurarse se convirtió en un aparcamiento. Ahora tenemos que conseguir que el proyecto recupere su espíritu original', comentó la galerista Juana de Aizpuru quien, junto al artista Juan Suárez, colaboró en 1991 para que el proyecto del monumento fuera una realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002