Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT solicita a la ONU que vigile los centros canarios de extranjeros

El sindicato critica la asistencia jurídica y sanitaria que se presta a los recluidos

Santa Cruz de Tenerife

UGT de Canarias ha enviado una carta al secretario general de la ONU, Kofi Annan, en la que pide una visita de observadores de la organización para comprobar 'la situación calamitosa' en la que viven los inmigrantes recluidos en las terminales de Lanzarote y Fuerteventura. El sindicato quiere que la organización 'corrobore y ayude a corregir' la situación de los internos, cuyos derechos humanos considera vulnerados.

UGT, que ha enviado cartas similares a la Comisión y el Parlamento Europeo, al Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y a la ONG Human Rights Watch, denuncia ante Kofi Annan el hacinamiento de esos centros y la 'vulneración de los derechos civiles de los inmigrantes'. La misiva relata cómo los recluidos no pueden comunicarse con el exterior ni disponer de un asesoramiento jurídico aceptable, y critica la asistencia sanitaria que se les presta y la falta de recursos para soportar el encierro. Según UGT, los internos cuentan con la atención de un sólo médico, un ATS y una trabajadora social y no disponen de colchones ni ropa de abrigo suficiente para todos.

El sindicato explica a Annan que se separa a los matrimonios y a las familias y que, en varias ocasiones, se han producido brotes de sarna, pulgas y varicela no controlados. La prohibición de visitar las instalaciones es considerada por el sindicato como una vulneración 'del derecho de estas personas a ser atendidas'.

UGT acusa al Gobierno de falta de iniciativa y respuesta ante la llegada de inmigrantes y afirma que la UE 'no reacciona ante una situación que se puede catalogar perfectamente de catástrofe humanitaria'. Según la central sindical, la legislación es 'restrictiva' con la inmigración y en ocasiones va acompañada 'de campañas que han rozado la xenofobia y el racismo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002