Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estadio Lopera se queda sin luz

Suspendido el Betis-Madrid, con 1-0 en el marcador, por fallos en el suministro eléctrico

Fernández Marín, el árbitro del Real Betis-Real Madrid de ayer, decidió suspender el partido después de que, a falta de dos minutos para el descanso, la luz se fuera del estadio Manuel Ruiz de Lopera por segunda vez en la noche. Ante la opinión contraria del equipo bético, pero por la falta de garantías técnicas de que la iluminación pudiera aguantar toda la segunda mitad, el colegiado tomó la decisión de aplazar un encuentro que, ante lo cargado del calendario, tiene difícil fecha de reanudación. El Madrid se entrena hoy, 11.30, en la Ciudad Deportiva y viaja a las 18.00 a Roma para jugar el martes con el Roma en Liga de Campeones. Del partido de ayer deberán jugarse los dos minutos que restan y la segunda parte. El Betis ganaba por 1-0, gol de Capi (m. 35) tras un rechace de cabeza de Hierro.

A falta de 10 minutos para el comienzo del partido, con el campo lleno, 52.000 personas en el estadio, y los equipos ultimando sus calentamientos; se fue la luz y se quedó todo el mundo a oscuras, en la intimidad de la noche. En ese primer incidente, la afición bética, que ya no se asusta por nada, que sobrevive cada fin de semana a las infames condiciones de acceso al campo, reaccionó entre divertida y apasionada.

Saltaron flashes de las cámaras de fotografía, se encendieron los mecheros como en un concierto de rock, y arrancaron los cánticos de ánimo al equipo de casa. Poco a poco, con los jugadores en los vestuarios, fue volviendo la luz a las torres de iluminación y el partido se inició con 15 minutos de retraso. Pero aún quedaba lo peor.

En dos momentos más del primer tiempo, en los minutos 5 y 27, toda la iluminación parpadeó repetidas veces, como las luces de un belén navideño. Y de nuevo, a falta de poco más de un minuto para que terminase la primera parte, el suministro eléctrico volvió a fallar. Mientras la luz retornaba de nuevo poco a poco, y entre reproches mutuos entre Sevillana de Electricidad y el Real Betis sobre la responsabilidad del fallo, se tomó la decisión definitiva. La megafonía del estadio achacó repetidas veces los fallos de suministro a la compañía eléctrica. Sin embargo, Sevillana de Electricidad reaccionó de inmediato y, mediante una nota pública, aseguró que los apagones se debían "a un problema de la instalación interna del estadio".

Tras el partido, el portavoz del Betis, Juan Luis Aguado y el propropio presidente, Manuel Ruiz de Lopera, explicaron que el primer problema sobrevino porque el interruptor general se quemó. "El grupo electrógeno funcionó durante todo el primer tiempo, pero por una sobrecarga, se produjo el segundo apagón. Los técnicos nos garantizaban luz, pero también lo hicieron en el primer apagón y no sirvió de nada. Acatamos la decisión del árbitro, que es lo único que podemos hacer". Un portavoz de Sevillana echó toda la culpa al club y señaló que el presidente del Betis no deja entrar hace tiempo a los técnicos al campo porque no le gusta que vean el partido gratis.

Los ánimos del público cambiaron radicalmente cuando las emisoras de radio empezaron a difundir la decisión definitiva del árbitro. Pero la gente, entre tímidos pitidos, fue abandonando el campo y con la conciencia del dinero perdido. La mayoría de los aficionados madridistas, y muchos béticos, se habían trasladado desde fuera de Sevilla y, difícilmente, podrán volver al estadio para presenciar la reanudación del encuentro, después de haberse gastado entre 35 y 90 euros en las entradas. A efectos de la quiniela, según el reglamento del Patronato de Loterías y Apuestas del Estado, el resultado del encuentro en el boleto de esta jornada es un 1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002