Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Copa de la UEFA | FÚTBOL

El Betis cumple sin sobresaltos

El equipo de Fernández vence al modesto Zimbru moldavo en un partido tan práctico como soso

Sin sobresaltos: 0-2. Así solucionó el Betis en Chisinau (Moldavia) su primer compromiso en la Copa de la UEFA. Fue un resultado al que el pegajoso Zimbru contribuyó incluso con un gol en propia puerta justo antes de que finalizase la primera parte. Una ayuda que, aunque agradecida, no era precisa, dado que el Betis no tuvo sensación en ningún momento de que la ventaja conseguida por Alfonso -que anotó ayer su séptimo tanto como bético en la competición europea- peligrase.

Lo que sí se resintió con este regalo del conjunto moldavo fueron las ganas que los jugadores del Betis pusieron al resto del partido. Sin amenazas palpables, pues los moldavos bastante tenían con deshacer el barullo al que se veían abocados en cada jugada de ataque, jugadores como Joaquín o Benjamín decidieron reservarse para citas mejores.

ZIMBRU, 0| BETIS, 2

Zimbru Chisinau: Multescu; Olexici, Rusnac, Pusca, Rohat, Alexa; Cebotari (Frunza, m. 74), Dinu (Boicenco, m. 83), Bastina, Gvazava (Mochulyak, m. 85); y Shishelov. Betis: Prats; Tais, Juanito, Rivas, Luis Fernández; Assuncao, Benjamín (Varela, m. 80); Joaquín (Ito, m. 63), Fernando, Denilson; y Alfonso (Casas, m. 71). Goles: 0-1. M. 30. Alfonso, tras recoger un rechace. 0-2. M. 46. Dinu, en propia meta a saque de córner de Assunçao. Árbitro: Guido Wildhaber (Suiza). Amonestó a Pusca y Frunza, y al bético Ito. Partido de ida de la primera ronda de la Copa de la UEFA, disputado en el Estadio de La República ante unos 10.000 espectadores. Terreno de juego muy duro y en irregulares condiciones.

Una actitud que acabó contagiando a casi todo el Betis, excepto a Assunçao y Denilson, que aprovecharon la segunda mitad para ensayar jugadas y, de paso, probar fortuna. Sólo las acometidas del delantero uzbeko Shishelov hicieron reaccionar al Betis, pero lo justo para no alterar el trote cansino en el que discurrió la segunda parte. La tranquilizante falta de pegada del Zimbru sirvió para que Víctor Fernández optase por reservar oficialmente a varios de los habituales en Liga. Ito sustituyó al ayer desaparecido Joaquín y el argentino Casas suplió a Alfonso.

La entrada del delantero argentino fue bastante celebrada por los dos únicos jugadores que se mantuvieron despiertos hasta el final. Denilson y Assunçao se esforzaron por alimentar de balones a Casas y, fruto de la entrega de Denilson, el argentino gozó de varias oportunidades para haber sentenciado un encuentro que los moldavos, pese a su aturullamiento en ataque, trataron de salvar a través de sus hombres fuertes. Pero ni por esas. Con el Betis recogiendo los bártulos, el Zimbru sólo fue capaz de inquietar a Prats mediante el ajustado disparo al poste con el que Gvazava cerró un partido tan práctico como aburrido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002