Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición catalana exige al Gobierno de Pujol que aclare la financiación de Opening

La propietaria de los centros logró 18,5 millones en subvenciones y 1,5 en financiación

La oposición en el Parlamento de Cataluña exige al Gobierno de Jordi Pujol que aclare la financiación de CEAC, la empresa de educación a distancia propietaria de la red de academias Opening, cuyo cierre está afectando a 45.000 alumnos de toda España. El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) abrió el pasado mayo una línea de descuento de 1,5 millones de euros a CEAC, a cuenta de los fondos públicos pendientes de pago que la empresa destina a formación ocupacional. Estos fondos, concedidos a CEAC entre 1991 y 2000, ascienden a 18,5 millones de euros.

La crisis de Opening -la red de academias cuenta con 133 centros en toda España y 82.000 alumnos matriculados- ha acabado arrastrando a su matriz, CEAC. Así lo demuestran los procesos concursales iniciados sucesivamente por ambas sociedades: Opening suspendió pagos el pasado 30 de julio con un pasivo de 121,4 millones de euros y dos días después la propia CEAC presentó un expediente de suspensión de pagos.

Unas semanas antes de conocerse la situación de iliquidez de Opening, la Generalitat, a través del ICF, abrió una línea de descuento a CEAC de 1,5 millones de euros, garantizada por los fondos de ocupaciones concedidos por la Generalitat y pendientes de cobro, según informó ayer El Periódico de Catalunya. Para entonces, el grupo CEAC amenazaba ruina, lo que explica que del total de los 1,5 millones 'sólo se han descontado unos 70.000 euros', según medios próximos al ICF.

La situación se volvió más grave cuando Planeta se hizo con el 75% del capital de las tres filiales de CECAC más saneadas: Editorial CEAC, Home English y Centro de Estudios. Finalmente Opening cerró sus 75 academias en propiedad -tiene otras 59 en franquicia, que permanecen abiertas, muchas de ellas en precario-, dejando en la calle a 45.000 estudiantes, con una deuda a los bancos de 35 millones por financiar sus matrículas.

En medio de esta crisis, la oposición catalana abrió ayer un frente político: socialistas, IC, ERC y PP exigen explicaciones al Gobierno de Pujol por la línea de descuento concedida a CEAC en plena descomposición del grupo de educación a distancia, y además exigen responsabilidades por las subvenciones concedidas en el pasado a la empresa. El socialista Josep Maria Rañé calificó ayer de 'opacas' estas subvenciones y denunció la 'continuada y estrecha relación entre CEAC, la Generalitat, y Unió Democràtica de Catalunya (UDC)', el partido de Josep Antoni Duran Lleida. La conexión entre el grupo CEAC y UDC se produjo a través de Juan Antonio Martí Castro, uno de los impulsores de la empresa de enseñanza, recientemente fallecido, y que también fue uno de los creadores de la fundación Fecea, vinculada a Unió y promotora de viajes de Duran Lleida a Europa y América. En su descargo, el portavoz de CiU, Ramón Camp, recordó 'que las subvenciones a CEAC no tienen nada que ver con Opening, porque las academias de idiomas no dan formación ocupacional'.

La Unión de Consumidores de España, que ha recibido 3.000 consultas de clientes de Opening, pidió ayer al Ministerio de Sanidad y Consumo que inste a la fiscalía a abrir una investigación penal y que pida al Banco de España que las entidades financieras no inscriban en el Registro de Activos Impagados a los estudiantes morosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de septiembre de 2002