Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fox admite que no podrá cumplir sus promesas sin el apoyo de la oposición en México

El presidente mexicano repasa ante el Congreso sus dos primeros años en el poder

El presidente de México, Vicente Fox, admitió que no ha podido cumplir con todas las metas propuestas, pero consideró concluida, pacíficamente, 'la primera fase de la democracia' después de los 71 años del autoritarismo atribuidos al Partido Revolucionario Institucional (PRI). En la rendición de cuentas de su segundo año de mandato, Fox admitió que los desafíos y reformas estructurales pendientes no podrán ejecutarse sin el concurso de la oposición parlamentaria. Ninguna fuerza tiene mayoría en el Congreso. Nunca como ahora, destacó Fox, la relación país-riesgo inversor ha sido menor.

Una parte de la avalancha de datos positivos presentada por Fox en su informe presidencial al Congreso fue abucheada por la oposición, que la considera exagerada o falsa. La oposición reprocha a Fox no haber sabido crear consensos.

El presidente insistió ante el pleno del Parlamento que todos los datos que presentó están documentados. 'Soy el primero en reconocer que no todas las metas que nos propusimos se han cumplido', dijo el jefe de Gobierno, de 60 años, ex ejecutivo de la multinacional Coca-Cola, investido en diciembre del año 2000.

Las relaciones con las Cámaras son difíciles y las principales iniciativas del Gobierno fueron enmendadas, entre ellas una ambiciosa reforma fiscal, que no cumplirá las metas tributarias pretendidas en su texto original. La economía afronta desde mediados del pasado año una recesión al depender en su gran parte de Estados Unidos, a cuyos mercados envía el 85% de las exportaciones.

'No debemos darnos por satisfechos. Nos queda mucho por hacer. Sin embargo, el balance es positivo', manifestó el jefe de Estado durante un discurso, que detalló sector por sector y fue precedido por las negativas valoraciones de los partidos contrarios. 'El país se enfrenta a retos que superan la capacidad de cualquier fuerza política aislada. Su participación no podrá hacerse sin la participación de todas ellas', reconoció Fox.

El gubernamental y conservador Partido Acción Nacional (PAN) no tiene mayoría en ninguna de las dos Cámaras y depende del PRI para la aprobación de las iniciativas gubernamentales. La oposición exige un cambio 'del modelo neoliberal' y contrapartidas. Es previsible que las legislativas del año próximo impriman una tendencia electoralista a los debates y retrasen sine die las reformas estructurales.

'Se acabó el optimismo'

El senador priísta César Camacho dijo que 'el optimismo desbordante se acabó, el cambio de desmorona, aumenta la desconfianza y las variables económicas se complican. (...) No han sido capaces de construir consensos. Grandes proyectos se derrumban por la impericia política'. Jesús Ortega, senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda, sostuvo que 'el cambio por el que fue electo no llega. Por el contrario, la situación del país se complica'. México podrá crecer este año en torno al 1,8% del PIB, según las previsiones, pero la pobreza afecta al 53,7% de sus 100 millones de habitantes, de acuerdo con cifras oficiales.

El optimismo presidencial de la noche del domingo se sustentó en cifras de este calibre: 14.300 narcotraficantes detenidos, 700.000 obras en todo el país, 43.000 millones de dólares (44.300 millones de euros) en la modernización de infraestructura, con un 160% más de kilómetros pavimentados; 8.000 millones de dólares (8.240 millones de euros) en fomento, cinco millones de becas más, 650.000 nuevos alumnos, y 12.500 profesores, 263.000 puestos de trabajo recuperados, y 44.061 millones de dólares (45.383 millones de euros) en reservas; el ingreso per cápita creció más del 12%, y la inversión extranjera directa trepó hasta los 30.000 millones de dólares (casi 31.000 millones de euros).

'Ante las turbulencias económicas y políticas que amenazan a muchos países del mundo, México ha logrado avanzar y proteger lo alcanzado', manifestó Fox. El mercado interno es más fuerte, agregó, 'registramos la inflación más baja y el menor riesgo-país en nuestra historia moderna. Hemos desterrado el fantasma de las crisis económicas recurrentes. Nuestra moneda ha permanecido estable, (...) los salarios han iniciado su recuperación. Tenemos buenas perspectivas de crecimiento'. Las tasas de interés son tres veces inferiores a las del año 2000.

Demetrio Sodi, senador del PRD, inquirió: '¿Cómo pudo aumentar la renta per cápita si la economía se ha reducido? Se han creado 250.000 empleos este año, y el año pasado se perdió medio millón'. Un diputado, en voz alta, acusó al presidente de '¡cínico!' cuando habló de apoyos al campo.

México ha pasado 'de la concentración del poder a la gobernabilidad democrática', dijo el presidente, y transita hacia un Estado de derecho que se consolida, contraponiendo el ejercicio ético de la autoridad frente a la corrupción, subrayó. 'La libertad ha sido el común denominador de este proceso de cambio'. Saliendo al paso de los sondeos de opinión que le reclaman logros más sustantivos, susceptibles de ser percibidos en el bolsillo y la seguridad de sus compatriotas, el presidente agregó: 'Soy el primero en reconocer que no todas las metas que nos propusimos se han cumplido'.

La pobreza y la delincuencia no cejan, y la apertura del sector energético a una mayor participación del capital privado, con dos enmiendas constitucionales, afronta serias resistencias en el Congreso. Pese al desgaste de sus dos primeros años y las promesas incumplidas, Fox disfruta todavía de una popularidad que oscila entre el 56% y el 61%, según las últimas encuestas. Durante la presentación del informe, concretamente cuando se afirmaba que había menos parados o que el salario había recuperado poder adquisitivo, los legisladores del PRD lanzaron gritos de protesta y desplegaron una pancarta que preguntaba: '¿Dónde quedaron los millones de puestos que se iban a crear'. Dos años no son suficiente, proclama el Gobierno, y todavía quedan cuatro hasta las nuevas presidenciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002