Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno estudia si puede atribuirse a 'lluvias torrenciales' las inundaciones

Anuncia que abrirá una línea de ayudas para los afectados

El primer Consejo de Gobierno después de las vacaciones trató en su reunión de ayer de una manera preferente las inundaciones sufridas esta semana por varias localidades de la comunidad autónoma. El lehendakari Ibarretxe anunció tras la sesión, celebrada como es tradición en San Sebastián, que el Gobierno vasco abrirá una línea de ayudas para los afectados que complemente a las de la Administración central.

Ibarretxe adelantó que el Ejecutivo está recopilando información para ver si puede solicitar la calificación de 'lluvias torrenciales' a las precipitaciones que originaron las inundacionesy lograr así la mayor cobertura para los damnificados. El lehendakari expresó su confianza en que, si al final se reclama esa calificación, el Gobierno central la acepte. Añadió, no obstante, que 'con calificación o sin ella', su Ejecutivo establecerá diversos tipos de ayudas una vez que se conozca la evaluación de las pérdidas y daños producidos por las aguas.

Las ayudas que concederá el Gobierno tienen su antecedente inmediato en las que otorgó con motivo de las inundaciones que en 1997 padeció San Sebastián y su comarca. Aunque aún no se ha realizado una evaluación global de las pérdidas, las primeras estimaciones elevan a decenas de millones de euros los daños.

Las intensas precipitaciones registradas a principios de esta semana en Vizcaya y Guipúzcoa inundaron bajos, cortaron carreteras y causaron desprendimiento de tierras, provocaron el desbordamiento de algunos ríos y llevó a miles de ciudadanos a vivir horas de tensión al ver cómo se perdían sus pertenecencias. San Sebastián y las localidades vizcaínas de Bakio, Bermeo, Mungia y Amorebieta fueron los puntos más afectados.

Foro de inmigrantes

Por otra parte, el Consejo acordó la creación del Foro para la Integración y Participación Social de los Inmigrantes. Este Foro, que será presentado públicamente la semana que viene por el director de Inmigración, Omer Oke, es una de las piezas del plan vasco para la inmigración que prepara el Ejecutivo. Entre otras medidas, este plan facilitará a los inmigrantes el acceso a la sanidad y a la educación.

Además, el Consejo aprobó la subvención para los euskaltegis privados para el próximo curso 2002-2003. En concreto, será el Instituto de Alfabetización y Reeuskaldunización de adultos (HABE), adscrito a Cultura, el que se encargará de repartir los 11,246 millones de euros destinados a financiar las clases de euskera.

Mientras, la Fundación Kalitatea, dedicada a velar por la calidad de los productos agroalimentarios y dependiente del Departamento de Agricultura, recibirá 400.000 euros de subvención extra. Esta cantidad complementará al presupuesto que tiene para este año y que asciende a 5,2 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de agosto de 2002